Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gerard Depardieu, un solitario que confiesa que no le gusta ver películas

El actor francés rompe su silencio y concede la primera entrevista desde que muriera su hijo Guillaume, a los 37 años. Foto: 'Le Journal du Dimanche'telecinco.es
Gerard Depardieu se confiesa. El actor francés revela que no es precisamente un aficionado a ir al cine porque no le gusta mucho ver películas, ni tan siquiera las suyas. El Cyrano de Bergerac, con 60 años recién cumplidos y sin muchos amigos, habla de la muerte de su hijo Gillaume por primera vez en público y también de sus planes futuros.
"Nunca soñé con el cine. siempre soñé con la vida y los personajes, pero jamás con el cine", afirma Depardieu en una entrevista al periódico 'Le Journal du Dimanche' en la que rompe su silencio desde la muerte de su hijo el pasado 13 de octubre.
Con 30 kilos menos y todavía muy afectado por el suceso, el actor galo afirma, sin embargo, estar muy satisfecho con su último trabajo, 'Diamant 13' de Gilles Béat, porque es "un auténtico film negro" que refleja una atmósfera de un mundo violento.
El actor se muestra muy crítico con la producción cinematográfica francesa actual y recuerda que "hace tiempo, en este oficio, había valores, amistades. Después hubo dinero".
"No tengo amigos . Hay mucha gente a mi alrededor pero no tengo verdaderos amigos. Tampoco pienso en ser amigo de los otros", confiesa Depardieu.
Sobre su hijo Gillaume , el actor, lo define "como sus palabras, como su poesía". Era, según Depardieu, "un auténtico poeta y murió como un poeta, sabiéndolo".
Los planes de Depardieu
El actor, que posee un restaurante y se dedica también a la viticultura, trabaja ahora en la restauración de un edificio que tiene desde hace tiempo en París y, una vez que concluya esa misión, no sabe lo que hará.
Sin embargo, sueña con mudarse a otro país, cambiar de residencia, dejar Francia e irse a vivir a Italia. "Es un deseo, pero no para huir de los impuestos".
Cuando acaba de cumplir 60 años, confiesa que le horrorizan los cumpleaños porque "no sé lo que es el tiempo" y asegura que, al menos en su caso, la fórmula para adelgazar no ha sido dejar el alcohol, sino la ansiedad.ZA