Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno condecora al ministro italiano de Cultura por la recuperación de las obras de Victorio Macho

El Consejo de Ministros ha aprobado un Real Decreto por el que se concede la Gran Cruz de la Orden Civil de Alfonso X el Sabio al ministro de los Bienes y de las Actividades Culturales y del Turismo de la República Italiana, Dario Franceschini, por su "gran colaboración" para la recuperación de 13 de las 14 obras del artista palentino Victorio Macho que habían sido sustraídas en Roma el pasado 11 de abril.
Este Real Decreto, a propuesta del ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo, pretende "agradecer y destacar la gran labor y el enorme esfuerzo de la Administración y los cuerpos de seguridad italianos para la recuperación de estas obras".
Nacido en Ferrara el 19 de octubre de 1958, Franceschini es ministro de los Bienes y de las Actividades Culturales y del Turismo y Ministro para las Relaciones con el Parlamento y de Coordianción de la Actividad del Gobierno desde el año 2014.
Ha sido abogado civilista y abogado ante la Corte de Casación. Colegiado en auditoría de cuentas, así como escritor y autor de varias novelas. En la actividad política actualmente es diputado del Partido Democrático (PD) por Emilia-Romagna, fue presidente del grupo parlamentario del PD entre los años 2008 y 2013 y presidente del grupo parlamentario del "Olivo" en 2006 y 2007.
Anteriormente, durante el periodo 1999-2001, fue subsecretario de la Presidencia delegado para la reforma institucional. Dentro del Partido Democrático ha ocupado el cargo de secretario, vicesecretario y secretario nacional, además de cofundador y coordinador de la ejecutiva nacional del grupo de la 'Margarita' en 2001.
La Gran Cruz de la Orden Civil de Alfonso X el Sabio tiene carácter restringido y únicamente podrá ser otorgada a personas físicas españolas o extranjeras que hayan contribuido en grado extraordinario al desarrollo de la educación, la ciencia, la cultura, la docencia o la investigación, siempre que sea patente el nivel excepcional de sus méritos.