Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno pone al Museo del Prado como "ejemplo de buena gobernanza" frente al informe del Tribunal de Cuentas

El Museo se encuentra "a punto" de concluir la adaptación de la colección y la obra permanente se habrá ampliado a 1.800 piezas
El Gobierno ha defendido que el Museo Nacional del Prado (MNP), organismo autónomo dependiente del Ministerio de Cultura, es un "ejemplo de buena gobernanza" a nivel internacional, frente al informe de fiscalización del Tribunal de Cuentas de 2012, que muestra que existen diversos aspectos del funcionamiento de la pinacoteca que no son satisfactorios.
Así lo asegura el Ejecutivo en una respuesta escrita dirigida a UPyD, a la que ha tenido acceso Europa Press, con fecha de 3 de octubre, sobre el citado informe que, precisamente, será presentado este martes en la Cámara Baja por el presidente del órgano fiscalizador, Ramón Álvarez de Miranda, ante la comisión mixta (Congreso-Senado) del Tribunal de Cuentas.
"En su actuación, tanto desde el punto de vista de la conservación, como de la prestación del servicio público, responde a los más altos estándares internacionales, siendo reconocido en muchos aspectos como un ejemplo de buena gobernanza. Indudablemente el Gobierno exigirá la puesta en marcha de todas las medidas oportunas que persigan la mejora del funcionamiento operativo del museo", asegura el Ejecutivo.
La formación magenta preguntaba al Gobierno su opinión sobre las deficiencias encontradas por este informe, como debilidades a la hora de gestionar bienes artísticos, así como una ausencia de un organigrama funcional y de normas internas que regulen las actividades; "carencias que tenían distintas consecuencias en la funcionalidad del museo", señala UPyD.
El trabajo del Tribunal de Cuentas revela como debilidades del control interno del museo la ausencia de un informe periódico sobre el estado de conservación de las colecciones, la falta de criterios generales para la adquisición de bienes artísticos, la desactualización de los criterios generales para la ordenación de depósitos.
ESPECIALIZACIÓN Y CALIDAD
En este sentido, el Gobierno subraya que "son reconocidas internacionalmente la especialización y la calidad de los equipos de conservación y restauración del MNP, al mismo tiempo que el informe considera que las cuentas aprobadas por el organismo reflejan "adecuadamente" la situación financiera y patrimonial, el resultado del ejercicio y la liquidación del presupuesto, y contienen la información "necesaria y suficiente" para su correcta interpretación y comprensión.
"El Tribunal de Cuentas realiza varias recomendaciones desde el punto de vista de la gestión y organización que ya han sido respondidas por el museo y en su caso serán atendidas convenientemente por el organismo público", agrega el Gobierno.
Asimismo, asegura que el Museo continuará con la labor ya iniciada de elaboración de normas internas y procedimientos que optimicen la utilización de los recursos por parte de todas las áreas técnicas y administrativas que conforman la estructura organizativa del MNP.
ADAPTACIÓN A LA COLECCIÓN
Por otro lado, el Ejecutivo resalta que el Museo del Prado se encuentra "a punto" de concluir la adaptación de la colección a las nuevas posibilidades espaciales y técnicas que ha permitido su reciente ampliación. "Al final de este proceso la colección permanente se habrá ampliado a 1.800 obras, mostrando en un discurso ininterrumpido la historia del arte desde la antigüedad hasta principios del siglo XX", agrega.
En cuanto a las obras no expuestas o bien se encuentran depositadas en otras instituciones o almacenadas en los nuevos depósitos de obras habilitados tras su ampliación. Es más, sostiene que, recientemente, el museo ha acondicionado en dependencias fuera de la pinacoteca, un nuevo espacio para la buena conservación de la colección de marcos.
El informe del Tribunal de Cuentas apunta al elevado número y dispersión de obras de arte depositadas en otras instituciones, antes explicado, que a juicio del órgano de cuentas "dificultan el seguimiento y control del estado de conservación y seguridad a ejercer por el MNP, así como la ausencia de criterios a la hora de prestar obras.
LOCALIZACIÓN DE OBRAS
En el informe del Tribunal de Cuentas se constataba además la localización de 41 obras entre las que figuraban como 'no localizadas' y perdidas desde 1978, cuando se emitiera el primer informe de la Fiscalía General del Reino sobre la situación de los depósitos del Prado en otras instituciones.
Según fuentes del Prado, las obras no localizadas tras el cotejo de los inventarios históricos y las revisiones sistemáticas de los depósitos, han pasado de los 1.425 registros apuntados en el citado informe de 1978 a los 885 actuales.
De éstas, 748 de las mismas correspondientes a la especial casuística relacionada con las adscripciones de fondos del Museo de la Trinidad, en 1872, y el Museo de Arte Moderno, en 1971, habiéndose "mantenido el criterio de no dar de baja ninguna obra puesto que no se tiene constancia cierta de su destrucción o desaparición definitiva".
El Museo explica que las obras no localizadas corresponden en su mayoría al inventario de las que se adscribieron al Prado en 1872 con motivo de la desaparición del Museo de la Trinidad, muchos de cuyos fondos se dispersaron a partir de esa fecha sin llegar siquiera a ingresar efectivamente en las colecciones del Museo.
Junto a este gran conjunto de obras en paradero desconocido, por las razones expuestas, el informe del Tribunal de Cuentas identifica otro gran conjunto de obras no localizadas como las correspondientes a depósitos (cesión temporal o indefinida de obras a otras entidades) previamente realizados por el desaparecido Museo de Arte Moderno, cuyas colecciones del siglo XIX se adscribieron también al Prado en 1971.
Adscripción realizada, en este caso, sin llegar a ingresar nunca igualmente muchas de las obras que se encontraban en depósito y sin contar siquiera con un inventario completo de sus fondos", agrega El Prado.
Tras más de tres décadas de trabajo continuado de los distintos directores, subdirectores, áreas de conservación, registro, documentación, y restauración del museo, el Museo Nacional del Prado afirma que las 3.310 obras depositas en 278 instituciones, a pesar de la extraordinaria complejidad que contrae su gestión, se encuentran controladas y con la exigencia de las garantías suficientes a sus depositarios desde el punto de vista de su seguridad y conservación.
El informe del Tribunal de Cuentas constata por otro lado que el MNP no ha activado los gastos de la restauración de bienes artísticos, de naturaleza mueble, realizada por sus servicios en 2012 y en los anteriores. Además, el Prado debería haber provisionado, por importe de 65.000 euros, una deuda pendiente a 31 de diciembre de 2012, con un antiguo proveedor de servicios.