Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

González Macho cree "muy duro" medir el cine con criterios "mercantilistas" y "de chiste" lo de la Mostra

Considera que el actual no es un momento "halagüeño" y defiende que el cine español, como el vino, no es el mejor todos los años
El productor, distribuidor y presidente de la Academia del Cine, Enrique González Macho, ha considerado "muy duro" el tener que medir el cine con criterios "mercantilistas" y "de chiste" decisiones como la desaparición de la Mostra de Valencia a consecuencia de la crisis.
González Macho, que ha participado en un encuentro con los medios de comunicación antes de recibir, esta noche, la Espiga de Honor de la Semana Internacional de Cine de Valladolid (Seminci), ha calificado de "muy duro" el hecho de introducir la cultura "en el mundo de la oferta y la demanda".
El presidente de la Academia, quien ha vinculado este hecho a la desaparición de salas de cine por cuestiones, por ejemplo, de cambios de negocio de los locales en que se ubican, ha reconocido que la introducción de este "mercantilismo" en el cine ni lo comparte, ni le gusta ni le agrada pero "es una realidad".
"No se puede analizar el cine con criterios meramente mercantilistas", ha defendido el productor y distribuidor, quien tras considerar "triste" el hecho de pensar sólo en la rentabilidad económica, sí ha puesto sobre la mesa la necesidad de reducir el parque de las salas de cine, actualmente "excesivo".
Asimismo, se ha referido a los efectos de la crisis en el mundo de los festivales, en el que "pagan siempre los menos fuertes" y, tras señalar la existencia de "demagogia" en torno a este asunto, ha puesto en duda las razones de la desaparición, por ejemplo, de la Mostra de Valencia. "Que Valencia haya quitado la Mostra cuando todos sabemos lo que pasa en la Comunidad Valenciana me suena a chiste", ha aseverado.
González Macho, quien ha comparado su trabajo en la Academia con un "tsumani" que le ha "caído encima" pero que funciona "bastante bien" pese al momento económico y de "transición" política --"desde el punto de vista comercial no es un momento halagüeño ni feliz"--, se ha referido también a la situación, siempre tan objeto de opiniones, del cine español.
En este sentido, lo ha comparado con las cosechas, que pueden ser buenas y malas y que, en este último caso, a veces "duran mucho", pero ha descartado que el hecho de que las malas duren varios años no conlleva que haya que arrancar las cepas. "Eso es igual en el cine, el español y el de todas partes", ha reconocido antes de señalar que, ante una cosecha cinematográfica "mala", no se puede optar por no hacer cine al siguiente año.
Así, el cine español hace películas que van desde el "muy malo" hasta el "excelente" pese a que el público demande que todo lo que se haga sea "genial", punto en el que el distribuidor situó por debajo de la media de otros países el porcentaje de cine español "malo" --por estrenos y asistencia de público-- y que equiparó al caso de los actores: de los 18.000 censados, 17.500 "serán mileuristas si llegan" porque no toda la profesión "puede ser como Bardem".
EL FIN DE LA PIRATERÍA
Los efectos de la "mal llamada" Ley Sinde, según el director de la Academia de Cine, se podrán conocer en el momento de su aplicación, oportunidad que servirá para descubrir y analizar las decisiones de los jueces --"hay sentencias muy contradictorias"-- aunque, de momento, ha valorado que la mencionada normativa haya sido la primera "toma de conciencia" por parte del poder político de la situación del sector.
"Otra cosa es que la aplicación sea o no efectiva", ha señalado antes de vincular la ley con la llegada, en febrero, de los portales de descargas legales, que permitirán a los usuarios ver películas con calidad y evitar el "tráfico" con sus IP.
Este desembarco conllevará, en su opinión, que los usuarios se vayan decantando por el campo legal aunque no conllevará la desaparición total de la piratería.
El cine seguirá viéndose en salas porque ese paso es "esencial" para que las películas lleguen más tarde a otros medios --"es un escaparate promocional esencial"-- y, respecto a la competencia que en este campo puedan suponer las nuevas tecnologías, ha reconocido su "atracción" entre los más jóvenes pero, según ha matizado, esta irá seguida del hallazgo de un "punto lógico de utilización de las cosas".
Durante su encuentro con los medios González Macho, quien ha estado acompañado por el director de la Seminci, Javier Angulo, se ha referido también a la necesidad de que los niños se acerquen al mundo del séptimo arte "de una forma en la que estén entregados a verlo" y ha apuntado a la organización de actividades "lúdicas" en detrimento de la creación de una asignatura para conseguir esta aproximación.
En su opinión, este tipo de acciones posibilitarían, con una buena elección de películas, poder acercarse a temas como la caída del muro de Berlín, tema a abordar en otras materias de obligada impartición.
Por otro lado, se ha mostrado partidario de crear salas de proyección para el género documental o de crear espacios en las televisiones para este género, posibilidad esta última que en su opinión se ha demostrado que "funciona". "Los buenos documentales funcionan perfectamente", ha defendido antes de abogar por la "exquisitez" para mantener la "llama" de ese tipo de cine.