Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Juana María González ensalza al librero Sánchez Cuesta como "mediador cultural" en su epistolario con Salinas y Guillén

La investigadora Juana María González García, doctora en Literatura Española por la Universidad de Granada y profesora en la Universidad Internacional de La Rioja, ensalza el papel de "mediador cultural" del librero León Sánchez Cuesta en el libro 'Pedro Salinas/Jorge Guillén. Epistolario. Correspondencia con León Sánchez Cuesta, 1925-1974', que revela la correspondencia cruzada entre estas tres figuras.
En una entrevista a Europa Press, la autora ha destacado la importancia de "poner el acento en los mediadores culturales, tanto libreros como las editoriales, para que tengan su lugar en la historia". "No existe literatura si nadie te publica el libro; si nadie te lee no tiene sentido", ha explicado.
En este caso, define la figura de León Sánchez Cuesta como la de "un librero muy especial y figura fundamental, que tuvo un papel similar al de Juan Guerrero --editor que mantuvo una estrecha relación con la Generación del 27--, ya que daba consejo y también asesoraba a Pedro Salinas y Jorge Guillén en cuestiones editoriales".
Los epistolarios de ambos autores han sido objeto de investigación en diversas ocasiones, así como la correspondencia de León Sánchez Cuesta, conocido como el librero de la generación del 27, de quien la Residencia de Estudiantes publicó en 2009 el epistolario cruzado con el poeta Gabriel Celaya. Sin embargo, este libro ofrece el epistolario completo cruzado entre estos corresponsales, con un total de 293 cartas, en su mayoría inéditas hasta la fecha.
"El papel de León Sánchez Cuesta, de su librería, su relación con Juan Ramón Jiménez, con la Residencia de Estudiantes y la Institución Libre de Enseñanza, y su papel como suministrador de libros, hacen que su archivo --que aún está por explotar-- tenga un valor documental enorme", ha precisado González García.
El epistolario está dividido en dos partes: en la primera, se ofrece la correspondencia entre Pedro Salinas y León Sánchez Cuesta, entre los años 1925 y 1951 (fecha de la muerte de Salinas); mientras que la segunda se compone de las cartas cruzadas por Jorge Guillén con el librero, escritas entre 1925 y 1974.
Entre los aspectos más novedosos que ofrece este libro, González García también ha hecho alusión a "la delicada labor de mediador" de Sánchez Cuesta en la polémica entre Jorge Guillén y Juan Ramón Jiménez, en 1933, que acabó poniendo fin a su amistad, y que en esta ocasión se publica de "un modo íntegro".
Asimismo, ha destacado que las cartas de Salinas y Guillén "no son cartas al uso porque no recogen intercambios literarios o artísticos, sino que predomina el tono profesional sobre el personal". Respecto a las cartas entre Salinas y Sánchez Cuesta --que fue su concuñado--, permiten descubrir a un Salinas "más familiar", con misivas nuevas con respecto a lo que ya se había publicado.
ESCRITORES QUE SURGEN DE SUS LECTURAS
Asimismo, ha señalado que cree que el lector se sorprenderá al descubrir a Salinas y Guillén "como lectores". "Pensamos que los escritores surgen de la nada y no: surgen de las lecturas. La lectura de la correspondencia nos permite dibujar el mapa de los gustos literarios de ambos y los intelectuales a los que eran afines", precisa.
De cara al futuro, la autora ha indicado que acaba de terminar un artículo sobre el epistolario entre Juan Ramón Jiménez y Sánchez Cuesta, una relación que en la novela se aborda "mínimamente".
"La librería de Sánchez Cuesta fue conocida porque tuvo un depósito exclusivo de las obras de Juan Ramón Jiménez hasta el año 1933 por lo que todo el mundo tenía que pasar por allí, así que uno de sus atractivos no es sólo que fuera la librería de la Residencia sino también la de Juan Jamón Jiménez", ha apostillado.
'Pedro Salinas/Jorge Guillén. Epistolario. Correspondencia con León Sánchez Cuesta, 1925-1974' --con prólogo de Andrés Soria Olmedo, director de la tesis doctoral de González que dio origen a esta obra-- es el duodécimo volumen de la colección de epistolarios que publica la Residencia de Estudiantes y, como los anteriores, es resultado del proyecto Epístola (FFI2010-19812), desarrollado por la Fundación Francisco Giner de los Ríos [Institución Libre de Enseñanza] y la Residencia.
En su edición han colaborado, además, la Fundación Francisco Giner de los Ríos [Institución Libre de Enseñanza] y la Fundación Arte, Ciencia y Diálogo. El libro se presenta este 30 de mayo, a las 19.30 horas, en la Residencia de Estudiantes, en Madrid.