Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gonzalo Suárez: "Me gusta ir descubriendo lo que pasa como si fuera el primer lector y el primer sorprendido"

"Es un libro para adúlteros", bromea escritor sobre su nueva novela 'El síndrome de albatros' que presenta este jueves en Sevilla
El escritor y director de cine Gonzalo Suárez presenta este jueves en Sevilla su nueva novela 'El síndrome de albatros' (Seix Barral), un libro "para adúlteros", bromea el propio autor, quien manifiesta que "le gusta ir descubriendo lo que va a suceder en sus libros como si fuera el primer lector y el primer sorprendido". Así, el autor asturiano regresa a la novela más libre que nunca, fiel a un estilo propio que le ha merecido los elogios de escritores como Julio Cortázar, Max Aub, Vicente Aleixandre, Eduardo Mendoza, Juan José Millás o Javier Cercas.
Así, y en una entrevista a Europa Press, el autor --para quien la literatura "es un reducto de libertad"-- explica que en esta novela, en la que hay un alto componente onírico y de humor, "no es tanto la mezcla como variantes que aparecen en el mismo", porque "hay frases de humor y otras en la que se atisba, si no tragedia, por lo menos cierta sensación abismática". Pero eso, añade, "es el síndrome de la aventura, lo que me mueve", y "aunque desconcierta, me gustaría compartirlo con el lector", al que insta a que "no lea solo libros en los que lo que acontece es previsible, sino que también se deje llevar o sorprender".
"La ventaja de un libro sobre el cine --continúa-- es que puede dejar el libro si le aburre, mientas que en el cine, en general, te ves más constreñido a quedarte en la butaca". Preguntado sobre por qué mucha gente le considera un autor de minorías, Suárez asegura que para su sorpresa "parece que 'El síndrome de albatros' está yendo bien", y "por lo visto se han vendido dos o tres ejemplares", bromea, al tiempo que indica que "lo importante es la sensación de que escribes de persona a persona, no para el público abierto o abierto para el público, porque en realidad no sé quién es ese público".
"Cuando escribo se me presentan los personajes, e igual que los personajes también pienso en un lector o lectora, prefiero una lectora, pero siempre pienso que escribo para alguien, de uno en uno", destaca, y asegura que "nunca tiene el cálculo de decir si su libro se va a vender mucho o no".
Asimismo, el autor ha reconocido que si tuviera muy claro lo que va a suceder cuando se pone a escribir, "se aburriría porque sería como hacer los deberes". En este sentido, explica que aunque ha hecho algunas novelas como 'Ciudadano Sade', "donde hay una información, y me tengo que adaptar a los datos", lo que de verdad "me gusta es ir descubriendo lo que sucede como si fuera el primer lector y el primer sorprendido".
Al tiempo que 'El síndrome de Albatros' ve la luz también la antología literaria 'Las fuentes del Nilo', que reúne en más de 700 páginas lo mejor de la narrativa corta de Gonzalo Suárez. En este sentido, el escritor ha dicho que así "todo su pasado delictivo está saliendo", aunque "no es todo, porque, por fortuna, aún me quedan algunas cosas inconfesables por ahí, pero sí da idea del principio y tiene relación con esto último".
No obstante, Suárez señala que "no los ha vuelto a leer y que ni siquiera ha querido corregir los libros que había escrito antes", porque considera que "es como una acción, como algo en la vida, y lo hecho, hecho está". "Prefiero que se queden como están porque, de hecho, insisto en que lo que busco es una especie de acción, ya que mi objetivo es ponerme a escribir para no aburrirme", resalta.
Por último, y acerca de su próximo proyecto cinematográfico, un homenaje a Cervantes que tiene previsto comenzar a rodar en verano, Gonzalo Suárez ha apuntado que, al igual que le pasó con 'Remando al viento' (1987), es un proyecto que "ya tengo visualizado y lo voy a hacer", lo que "no significa que no tenga miedo y no sea prudente", concluye.