Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Google recurre ante la justicia la resolución de la Agencia de Protección de datos francesa sobre el derecho al olvido

Google ha presentado un recurso de apelación ante el Tribunal Supremo Administrativo de Francia, el Conseil d'Etat, contra la resolución de la Agencia de Protección de Datos Francesa (CNIL) que ordena la retirada de los enlaces del buscador a nivel global, según ha informado el vicepresidente y consejero general de la compañía, Kent Walker.
En este sentido, Walker ha explicado que, en estos momentos, Google está a la espera de la revisión del caso por parte del tribunal. "Esperamos que mantenga los derechos de los ciudadanos de todo el mundo a acceder a información legal", ha declarado.
En un texto publicado en el blog oficial de Google, el directivo recuerda que el pasado mes de marzo, CNIL ordenó que su interpretación de la ley francesa en materia de protección del derecho al olvido debía aplicarse no sólo en Francia, sino en todos los países del mundo.
Así, ha precisado que la última orden de la CNIL se aplique "su interpretación de la ley francesa en todas las versiones de Google Search a nivel mundial". "Esto significaría que tendríamos que eliminar enlaces a contenido que puede ser perfectamente legal en algunos países en dominios de un gran número de países: desde Australia (google.com.au) hasta Zambia (google.co.zm), e incluso de incluso de google.com", ha argumentado.
Además, ha recalcado que tanto a nivel legal como en lo que a principios se refiere, Google no está de acuerdo con esta petición. "Cumplimos con las leyes de los países en los que operamos, pero si la ley francesa pasa a ser aplicable a nivel mundial, ¿cuánto tardarían otros países, quizá no tan abiertos y democráticos, en empezar a exigir que sus leyes en materia de regulación de la información tengan un alcance global?", ha planteado.
Desde su punto de vista, esta orden puede llevar "a una carrera hacia el abismo a nivel mundial, lo cual perjudicaría el acceso a una información que es perfectamente legítima en el país de cada uno".
"Por ejemplo, esto podría impedir a ciudadanos franceses ver contenido que es perfectamente legal en Francia. Y esto no constituye un problema hipotético. Hemos recibido peticiones de distintos gobiernos para eliminar contenido a nivel global por distintos motivos; y nos hemos resistido, incluso si esto ha llevado en ocasiones al bloqueo de nuestros servicios", ha zanjado.