Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Museo del Greco de Toledo expondrá desde mañana el cuadro 'La Inmaculada Concepción' de Luis Tristán

El Museo del Greco de Toledo expondrá el cuadro 'La Inmaculada Concepción', de Luis Tristán, entre este martes, día 8, y el 15 de marzo, en conmemoración del Día Internacional de la Mujer.
Este cuadro ha sido prestado para la ocasión por la Iglesia de San Julián de Santa Olalla (Toledo) y en él la Virgen, vestida con túnica de color carmín y manto azul oscuro, se presenta de frente, con las manos juntas sobre el pecho en gesto de oración y la cabeza inclinada hacia su derecha, según ha informado el museo en nota de prensa.
El museo ha destacado que el autor de la obra "aprendió bien la lección de su maestro y transformó el tema de la Inmaculada de manera muy creativa", comentando que "tanto la disposición de la figura como el grupo de ángeles que la rodea recuerda a las composiciones concebidas por el Greco".
Asimismo, ha asegurado que el cuadro "sigue las normas que había dado Francisco de Pacheco al describir cómo se debía pintar a la Virgen Inmaculada Concepción".
El primer documento en el que aparece mencionado este cuadro es un inventario que fue elaborado el 5 de octubre de 1621 durante la estancia en la parroquia de San Julián del visitador Pedro Gracián.
El Museo del Greco ha comentado que Luis Tristán es considerado "el mejor seguidor de la pintura del Greco y uno de los pintores más destacados de la escuela toledana de principios del siglo XVII".
Este artista entró como aprendiz en el taller del Greco en 1603 y estuvo en Roma aproximadamente seis años, en los que "vivió de primera mano el momento de la eclosión del realismo tenebrista de Caravaggio y del nuevo clasicismo romano boloñés de los hermanos Carracci".
Tristán regresó a Toledo alrededor de 1612 e inició su carrera profesional, en la que desarrolló una pintura "fundamentalmente religiosa".