Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gutiérrez Aragón ingresa en la RAE "asombrado" con las series: "Hay un nuevo pacto entre cineastas y espectadores"

Manuel Gutiérrez Aragón ha ingresado este domingo en la RAE con un discurso centrado en la relación entre el cine y la escritura, pero en el que también ha habido cabida para el "asombro" del director respecto a la recuperación de las series, que han establecido "un nuevo pacto entre cineastas y espectadores".
"El fenómeno de las series televisivas hace que tengamos que reescribir páginas específicas sobre lo que se escribe y lo que se ve", ha asegurado el realizador de películas como 'Habla mudita' o 'La mitad del cielo'. En este sentido, entiende que la nueva manera de trabajar ha creado una "audiencia activa".
"Hoy, la medición de las audiencias televisivas hace que el relato pueda ser modificado capítulo a capítulo, en este caso depende de la cara que vayan poniendo los espectadores. Y el desenlace puede ser modificado", ha aseverado el director. Así, ha comparado este "nuevo pacto" entre cineastas y espectadores con aquellos que se establecían con los pequeños a la hora de leer relatos y que no tenían "más final que el que provenía de la hora de la cena".
Durante su discurso, titulado 'En busca de la escritura fílmica', Gutiérrez Aragón ha intercalado referencias a diversos nombres del cine y la literatura --con una mayor preminencia de los primeros-- como los de Luis García Berlanga, Rafael Azcona, Juan Benet, Juan Marsé o Victoria Abril, recordando además algunos de sus trabajos más recordados.
Precisamente en uno de ellos, la adaptación del guión de 'Los Pazos de Ulloa', ha afirmado que descubrió "algo superconocido en los manuales: que algunos procedimientos de la narrativa cinematográfica se encuentran ya en las técnicas de los novelistas del siglo XIX".
"Esa manera de pegar y cortar las emociones, de manejar las elipsis, de contar en paralelo no deja de remitirnos a lo que el cine ha hecho suyo. Y más aún hoy las series televisivas", ha añadido.
ESCUELA DE CINE DE MADRID
Gutiérrez Aragón ha reflexionado sobre la labor del cineasta, poniendo una mirada en sus pasos iniciáticos en la conocida Escuela de Cine de Madrid, con profesores como Carlos Saura, Miguel Picazo, Basilio Martín Patiño o José Luis Borau, entre otros.
"Mis comienzos fueron las palabras y las imágenes, pero solo la palabra es capaz de explicar aquello que se mueve. La profesión de director de cine consiste, entre otras cosas, en sobrevivir al caos: las cosas no suceden según se prevé en el plan de trabajo, las escenas no resultan como se escriben en el guión y el equipo es muy numeroso y difícil de controlar", ha aseverado.
Entre otras anécdotas, ha destacado la personalidad de Berlanga, quien "nunca parecía estar seguro de nada, lo que le permitía hacer justo aquello que quería". "Exhibía sus titubeos, a veces se hacía el bobo y decía 'cuánto sabéis, cuanto sabéis', al oir a alguien explicarle sus propias películas", ha resaltado.
LOS GUIONISTAS, VERDADEROS AUTORES
Asimismo, ha tenido un recuerdo para los guionistas, a los que ha calificado como "los verdaderos autores de una historia cinematográfica". "Lo he discutido muchas veces, eso no quiere decir que el guionista sea más importante que el director o que lo sea menos, sino solamente que él estuvo allí primero", ha defendido.
El director, académico de Bellas Artes y Premio Nacional de Cinematografía, ha iniciado su discurso con un recuerdo para el escritor José Luis Sampedro, a quien sustituye en el sillón 'F' de la RAE. "Un sabio, un hombre de bien y un escritor tan admirado como
querido", ha apuntado.
"Al final de su ciclo vital, el veterano protagonista de la
novela de Sampedro 'La sonrisa etrusca', Salvatore Roncone, rejuvenece de amor. Y es que nunca es tarde para nada, ya sea para el profesor Sampedro o para el novelista del mismo nombre. La vida se termina, el combate sigue, las palabras quedan", ha explicado.
CINE 'MÁGICO'
Por su parte, el académico José Luis Merino --uno de los tres que propuso la candidatura de Gutiérrez Aragón-- ha dado la contestación a este discurso rememorando la relación personal con el cineasta "en tiempos tan sombríos como cargados de fulgurantes revelaciones", además de resaltar su obra cinematográfica.
"Es tan extensa como rica en significaciones. Cualquiera que conozca tal obra coincidirá conmigo en su personalidad diferenciada, pues es un cine que no se parece a ningún otro y tan misterioso como difícil de encasillar --hay quien lo ha querido calificar como 'magico'--", ha señalado Merino.
No obstante, a pesar de todos esos "temas propios" rodados por el cineasta, el académico ha destacado de entre todos sus trabajos la adaptación de 'El Quijote'. "El gran mérito de este Quijote reside en que la visión del personaje no se sostiene sobre todo en las puras peripecias novelescas narradas en el libro, sino que procura poner de manifiesto su soledad, su melancolía y hasta su sentimiento íntimo de fracaso", ha concluido.