Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

HRW y RSF piden la liberación del editor de una web marroquí detenido por informar sobre un vídeo de AQMI

Human Rights Watch (HRW) y Reporteros Sin Fronteras (RSF) han pedido este jueves la puesta en libertad del editor de la página web marroquí 'Lakome', Ali Anouzla, detenido el martes después de que su medio informara sobre un vídeo de Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI).
La Fiscalía de Rabat informó en un comunicado el martes de que después de que 'Lakome' "difundiera un vídeo atribuido a Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI), que contiene un claro llamamiento y una incitación directa a cometer actos terroristas en Marruecos, la Fiscalía General dio instrucciones a la Policía Judicial para que procediera al arresto del responsable de dicho diario digital para investigación".
La Policía Judicial marroquí registró las oficinas del portal informativo, confiscó las unidades centrales de los ordenadores e interrogó a los periodistas que se encontraban en el lugar, según RSF. Por su parte, Ali Anouzla fue detenido en su casa y actualmente se encuentra detenido en la sede de la Brigada Nacional de la Policía Judicial de Casablanca, la división antiterrorista.
La abogada del periodista, Naima Guellaf, con la que ha contactado RSF, ha indicado que procurador general no le permitirá tener contacto telefónico o personal con su cliente hasta este viernes.
"Exigimos que Ali Anouzla sea puesto en libertad de inmediato, el periodista publicó un enlace a este vídeo con un objetivo puramente informativo. Es inadmisible que un periodista sea perseguido por su trabajo informativo y que hayan confiscado los ordenadores de la redacción de 'Lakome'", ha afirmado RSF en su comunicado.
"Si se presentan cargos en su contra, estaremos muy atentos a que la investigación respete escrupulosamente los principios de una investigación independiente, pues en este caso la libertad de expresión se pone en entredicho", ha añadido la organización.
Por su parte, HRW también ha instado a las autoridades marroquíes a liberar al periodista "a menos que presenten pruebas de que el artículo constituyó una incitación a violencia inminente".
SU TRABAJO ES INFORMAR SOBRE AQMI
"Ali Anouzla, como los periodistas en el resto del mundo, considera que es su trabajo cubrir lo que Al Qaeda y sus filiales dicen y hacen", ha defendido el director en funciones de HRW para Oriente Próximo y el Norte de Africa, Joe Stork. "Cuando los periodistas confunden informar con respaldar, desaniman a otros periodistas que están informando legítimamente sobre tales movimientos", ha añadido.
HRW ha subrayado en su comunicado que 'Lakome' no publicó o incluyó un enlace al vídeo de AQMI titulado "Marruecos, reino de corrupción y despotismo" sino que en lugar de ello la web publicó el pasado viernes un artículo que contenía un link a un blog sobre la grabación que apareció en la web de 'El País' y que sí tenía un link al vídeo.
Al día siguiente, la web francesa hermana de lakome.com, fr.lakome.com, publicó una noticia sobre el vídeo de AQMI e incluyó la grabación, sin embargo, subraya HRW, Anouzla no dirige esta página, ninguno de cuyos responsables ha sido detenido. Además, el vídeo ya no está disponible en la versión francesa de Lakoke ya que YouTube, donde estaba alojado, lo ha retirado.
Según RSF, Ali Anouzla es conocido por sus artículos críticos con la política del Gobierno marroquí y que reclaman una mayor libertad de prensa. Esta no es la primera vez que el periodista se enfrenta a la justicia marroquí.
Desde el 17 de junio de 2013 es juzgado por haber publicado información sobre una riña tribal que habría ocasionado muertes en un barrio de Fez. A pesar de que rápidamente retiró la noticia de la web y publicó un desmentido, fue acusado de haber publicado de manera premeditada información falsa, fue convocado por la policía de Fez y acusado. El proceso, inicialmente previsto para el 26 de julio, se aplazó para finales del mes de septiembre.