Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El IVAM muestra un siglo de historia del arte a través de sus donaciones

Una mujer pasa ante el lienzo "Díptico de Valencia" de 1996 de la artista Soledad Sevilla, en el Instituto Valenciano de Arte Moderno que dedica una muestra a una selección de más de quinientas obras que han llegado a su colección a través de las donaciones realizadas por coleccionistas, artistas y herederos. EFEtelecinco.es
El Instituto Valenciano de Arte Moderno (IVAM) ha escrito la historia del arte del último siglo a través de las donaciones que desde sus comienzos han llegado al museo, reunidas ahora en la exposición "Donaciones", con la que la institución rinde homenaje a los artistas presentes en su colección.
Cuando se cumplen los veintiún años de su existencia, la directora del IVAM, Consuelo Císcar, junto con Tomás y Boye Llorens han seleccionado unas 500 obras entre las más de 6.000 donaciones integradas en su colección permanente, formada por 10.643 piezas.
Ante una treinta de artistas representados en la exposición, Císcar destacó que la muestra, que esta tarde inaugurará el presidente valenciano, Francisco Camps, representa casi todas las corrientes estéticas del siglo pasado y del nuevo siglo y recordó que es la primera que se organiza en Europa sobre donaciones.
Con ella, aseguró, "queremos rendir homenaje a la generosidad de todos", artistas, herederos, coleccionistas, particulares, y agradecer su contribución "al incremento del patrimonio de todos los valencianos".
El IVAM inició su colección en julio de 1985 a partir de las donaciones de los herederos de Julio González, y desde su inauguración 1989 las donaciones representan un 61% de sus fondos. De sus 10.643 obras, 4.514 han sido adquiridas por un valor de 49.770.027 euros, y 6.129 son donaciones valoradas en 52 millones de euros.
Estos datos dejan constancia de la importancia de las obras que se han integrado en el museo "gracias a la cortesía y generosidad que se practica en el universo creativo", según Císcar.
Llorens recordó que en 1985, cuando se constituyó la institución, él fue el primer director "y esta es una exposición para rememorar el trabajo continuado de los directores que han pasado por ella. El proyecto del IVAM goza de una continuidad que se refleja en su colección, que en definitiva es lo que define a un museo".
El recorrido, en el que se muestra algo menos del diez por ciento de las obras donadas, "no pretende ser crítico ni historicista sino que es una ocasión festiva y de gozo", afirmó Llorens para quien es importante tener en cuenta que las donaciones que han llegado al IVAM han sido a través de artistas y herederos.
"No hay donaciones prácticamente de galerías y esto es demostración de una cualidad fundamental para la calidad de un museo, que es su independencia total", señaló.
Así, destacó que la intención del IVAM "ha sido seguir su propio camino, más allá de las ideas de cada director. Al seguir ese camino ha tenido más adhesiones y se ha definido con una personalidad muy diferente a la de otros museos de arte contemporáneo que se han creado en Europa".
Los artistas que han acudido a la presentación, entre ellos Cristino de Vera, Miquel Navarro, Alberto Corazón, José Manuel Ballester, Alberto Bañuelos, José Juan Bigas Luna, Francisco Caparros, Antonio de Felipe, Christopher Makos o Mar Solís, buscaban ilusionados sus obras en los espacios de este amplio recorrido que se inicia en la Galería de Julio González.
Dibujos, esculturas, pinturas y orfebrería del importante legado de este artista se exhiben junto a las delicadas máscaras de terracota de André Derain o la importante colección de escayolas de Jacques Lipchitz y las obras de Anthony Caro, Martín Chrino o Miquel Navarro.
Ignacio Pinazo es el centro del espacio dedicado a la modernidad en el arte valenciano, mientras que la abstracción experimental y el diseño gráfico están representados por Lazslo Moholy-Nagy, Joan Brossa, Javier Mariscal, Alberto Corazón o Paco Bascuñan junto a Robert Delaunay o Josef y Anni Albers.
Díaz Caneja, Gerardo Rueda o Cristino de Vera son ejemplo de la pervivencia de la figuración, mientras que Robert Capa o Alexander Rodchenko representan, a fotografía en las décadas centrales del siglo XX.
El informalismo español de Antonio Saura, Manolo Millares o Antoni Tapies y las composiciones pictóricas de Luis Gordillo y Jorge Teixidor se muestran junto a esculturas de Esteban Vicente o Navarro Baldewerg.
Otras salas agrupan obras representativas del Pop Art y la figuración narrativa, junto a fotografías ligadas a estas corrientes.
La fotografía es protagonista también del siguiente espacio y el recorrido finaliza con la galería dedicada a instalaciones y nuevos medios de expresión.
Mila Trenas