Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Iglesia Católica bautiza por primera vez en Argentina a la hija de dos lesbianas

Podría parecer un bautismo más. Pero no lo es. Uma es el primer bebé argentino concebido por una pareja de lesbianas bautizado por la Iglesia Católica.

La ceremonia se celebró el sábado nada menos que en la Catedral de Córdoba el pasado sábado 5 de abril. Y sus madres, Carina y Soledad, son católicas.
 Aseguran que se sorprendieron por la naturalidad con la que el párroco catedralicio dijo sí al bautismo de su pequeña.
 Pero su sorpresa llegó a más. Le pidieron a la presidenta del país, Cristina Fernández de Kitchner, que fuera la madrina. Y aceptó. Por problemas de agenda no pudo ir, pero envió a una representante.

Las mamás están orgullosas y felices. Pero quieren más. Dicen querer jurar su amor ante Dios en la casa de éste, en un templo católico. Pero para eso, por ahora, van a tener que esperar.


Argentina es el primer país latinoamericano en reconocer legalmente el matrimonio igualitario. Lo hizo en 2010. Y lo impulsó la presidenta Cristina Fernández, en respuesta a los sectores más progresistas de la sociedad y ante las críticas y el boicot de los sectores más conservadores.


Las mamás de Uma piensan que con el nuevo Pontífice las cosas podrían cambiar. Aún hoy la conservadora doctrina católica prohíbe bautizar a un niño concebido fuera del matrimonio entre hombre y mujer. Pero aquí, en la tierra del Papa Francisco ese dogma ya es cosa del pasado.