Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Indy vuelve 20 años después

‘Indiana Jones y el reino de la calavera de cristal’ tiene todos los ingredientes de las antiguas aventuras del arqueólogo, salvo cambios estrictamente necesarios. La cinta gana en espectacularidad e incluye grandes dosis de autoparodia, con constantes referencias cargadas de humor a la edad del protagonista (Harrison Ford cumple en julio 66 años).
En esta entrega, el arqueólogo más intrépido del cine, sitúa sus aventuras en recónditos lugares de Perú, en busca de una ciudad hecha de oro a la que tiene que devolver uno de sus tesoros, la calavera de cristal que centra la acción de esta nueva gesta.
Los enémigos de Jones son, esta vez, los agentes soviéticos que quieren apoderarse de la calavera de cristal y cuyo líder es la calculadora Irina Spalko, interpretada por Cate Blanchet, uno de los mayores alicientes de la cinta.
Una de las principales novedades es la incorporación de Mutt Williams, interpretado por Shia LaBeouf. El joven que comparte las escenas de acción con Jones resulta ser el hijo de Marion, (Karen Allen) la mujer que compartió con Indy la búsqueda del Arca Perdida en la primera entrega de la saga.
No descartan una quinta entrega
En cambio, no pueden faltar las persecuciones, los precipicios y las plagas de insectos que sortear, ni los traidores y las hordas de enemigos a los que combatir, esenciales en toda película de Indiana Jones.
Más de 125 millones de euros ha costado esta producción, que no ha querido perder la magia de las antiguas entregas con sus efectos especiales ‘chapados a la antigua’. Spielberg, ha anunciado que no descartan una quinta entrega si la recaudación supera las expectativas. BQM