Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Isabel Pantoja recuerda en su concierto en Murcia a su amigo Juan Gabriel

Los incondicionales de Isabel Pantoja tenían este viernes una cita ineludible con la tonadillera. Isabel se volvía a subir a un escenario en la plaza de toros de Murcia. Un concierto de lo más emocionante donde estuvo arropada por su hijo Kiko Rivera y su sobrina Anabel Pantoja.
A pesar de que horas antes la lluvia amenazase la actuación, la cantante ofreció un recital difícil de olvidar para sus fans. Isabel Pantoja dio lo mejor de sí misma, esa esencia que la ha convertido en una de las grandes voces de nuestro país.
Además, durante la actuación, la viuda de Paquirri quiso hacer un parón para agradecer el cariño del público murciano y recordar la figura del fallecido Juan Gabriel, su gran amigo y compañero del alma: "Hacia tres años y medio, casi cuatro, que no venía a Murcia. Para mi una tierra a la que siempre he querido desde que empecé, desde que empecé a cantar y he venido muchas veces. Sois maravillosos y me da mucha alegría que hayáis venido y os voy a decir el porqué; primero por veros, segundo porque este maravilloso espectáculo se acaba. Volveré con otro pero Murcia no se podía quedar sin ver esta grandiosidad. Y ahora detrás de este tema es el que da título a mi disco Hasta que se apague el sol, quiero deciros que va dedicado a mi compadre de mi alma (Juan Gabriel), pero porque él está allí porque era de luna, a él le gustaba la luna y ha salido la luna para vernos ¡Olé! Sin una nube para nada".
A esta dedicatoria tan especial, se sumó el recuerdo a sus tres nietos y al que viene en camino: "(Juan Gabriel) me escribió este tema cuando iba a tener mi primer nieto, Francisco, ahora voy a tener otro más ya son cuatro. Para mi niño y ahora se lo tengo que dedicar a él, a mi Francisco chico, a mi Alberto de mi vida y a mi Ana que está sembrada y al que viene de camino que también se lo voy a dedicar y para todos los niños que esto es lo que pensamos las mamás y las abuelas".