Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Javier Marías dice que el pesimismo ha dado paso a "la confianza de los inocentes"

El escritor Javier Marías. Marías, gran aficionado al fútbol, considera que en el Mundial de Sudáfrica el "tradicional pesimismo" de los españoles "ha dado paso, por una vez, a lo que podríamos llamar 'la confianza de los inocentes'" y ha destacado que "con esa confianza se llega a veces muy lejos".
EFE/Archivotelecinco.es
El escritor Javier Marías, gran aficionado al fútbol, considera que en el Mundial de Sudáfrica el "tradicional pesimismo" de los españoles "ha dado paso, por una vez, a lo que podríamos llamar 'la confianza de los inocentes'" y ha destacado que "con esa confianza se llega a veces muy lejos".
Marías ha señalado en declaraciones a Efe que si España gana a Holanda el próximo domingo en la final del Mundial "nada cambia" en la vida real de los españoles, pero precisa que "el ánimo de un país puede mejorar, misteriosamente", por un acontecimiento de esa categoría.
"Y si el ánimo y la concordia mejoran, todo lo demás puede hacerlo también", añade el escritor, para quien el hecho de que España haya llegado a la final del Mundial es "algo tan insólito que ni siquiera sabemos bien cómo vivirlo".
Marías, uno de los escritores españoles más importantes de las últimas décadas, sabe que el fútbol tiene sus detractores pero cree que quienes "desprecian" este deporte "deberían pararse a pensar en qué pocas cosas hay en el mundo que proporcionen una alegría tan inmediata y absoluta -o también una tristeza, llegado el caso, claro está- en tantísima gente a la vez".
"Nada cambia en la vida real de las personas, no digamos en la de un país, por ganar o perder un Mundial de fútbol. Nos seguirá yendo igual de bien o de mal pase lo que pase. Pero las alegrías simbólicas no son nada desdeñables, y el ánimo de un país puede mejorar, misteriosamente, por un acontecimiento así", señala Marías, cuya pasión por el fútbol ha quedado reflejada en un buen número de sus artículos.
Ganar o perder un Mundial produce "una alegría o una tristeza desinteresadas, en un mundo en el que casi siempre hay tanto interés, en el mal sentido de la palabra 'interés'", concluye el escritor.