Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Joan Antoni Guerrero expone en un libro que el deshielo entre Cuba y EEUU descuida mejoras sociales

El periodista Joan Antoni Guerrero expone en su libro 'Cuba-EE.UU.: la hora del deshielo' (Editorial UOC) que la mejora de relaciones entre los dos países deja en el aire cuestiones como qué consecuencias tiene para la población civil o si va a normalizarse que haya una oposición.
Guerrero afirma, en declaraciones a Europa Press, que "la crisis migratoria cubana en Centroamérica y el incremento de cubanos que han escapado hacia Estados Unidos en paralelo al inicio del deshielo es una muestra evidente de que este acercamiento diplomático no supone un motivo de esperanza para los que se cansaron de esperar cambios y mejorías".
La visita del papa Francisco en septiembre de 2015 resume, a su juicio, la situación de Cuba, con dirigentes que van hacia otro modelo económico apoyado por Estados Unidos y la Iglesia Católica, y con una oposición interna con pocos apoyos.
Para Guerrero, Cuba "necesita la refundación, transitar hacia un nuevo país que abandone las políticas de exclusión ideológica", pero la diplomacia de Estados Unidos y la Unión Europea se ha centrado en lo económico.
"Se habla con excesivo optimismo de puentes económicos con Cuba y se baja la voz cuando se trata de reclamar lo que debería ser ya una realidad: el respeto de los derechos humanos fundamentales", añade.
LA HISTORIA
El 17 de diciembre de 2014 los gobiernos de Barack Obama y Raúl Castro anunciaron el restablecimiento de sus relaciones tras un intercambio mutuo de prisioneros (el excontratista de USAID Alan Gross, y los agentes cubanos de Inteligencia Ramón Labaliño, Antonio Guerrero y Gerardo Hernández).
Un año antes, en el funeral de Nelson Mandela en Johannesburgo, Obama y Castro se estrecharon la mano en un gesto que no pasó desapercibido y que ya entreabría la posibilidad de la apertura de relaciones diplomáticas entre ambos gobiernos.
Guerrero analiza en el libro los discursos de los dos mandatarios en Sudáfrica y expone que ya entonces tenían palabras de reconciliación y entendimiento, lo que hace interpretar que ya habían iniciado un proceso de negociación.
'Cuba-EE.UU.: la hora del deshielo' sostiene que la reapertura de embajadas supone la normalización del diálogo, pero cuestiona qué implicación tiene para el ciudadano de a pie, ya que se presenta como una buena oportunidad para el sector del turismo, por ejemplo, pero deja fuera a una gran parte de la población.
El libro plantea que el país se prepara para "satisfacer las caprichosas demandas de los turistas del capitalismo" con una infraestructura de lujo a la que no tiene acceso la mayoría de la población local.
Por ello, Guerrero indica que el deshielo puede tener repercusiones positivas para algunos cubanos que van a adquirir más dinero y que sabrán manejarse en las esferas de poder, pero percibe que "la injusticia social es probable que crezca".
COMUNICACIÓN
El periodista echa en falta la existencia de más medios de comunicación cubanos que expongan diferentes puntos de vista y pone como ejemplo que el artículo 53 de la Constitución cubana dice: "Se reconoce a los ciudadanos libertad de palabra y prensa conforme a los fines de la sociedad socialista".
Sobre el uso de Internet, pone de manifiesto la dificultad hoy en día de las comunicaciones y los precios desorbitados para acceder a la red, teniendo en cuenta el escaso poder adquisitivo de los ciudadanos de la isla.
Joan Antoni Guerrero nació en Reus (Tarragona) en 1979, estudió periodismo en la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB), es redactor de Diario de Cuba, y ha trabajado en medios de prensa escrita como el Ara, Nació Digital, Avui, El Temps, Europa Press, Diari d'Andorra y Diari de Tarragona.