Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La presentadora Joan Rivers critica a Jennifer Lawrence: "Ella ha sido más "retocada" que un niño del coro del Vaticano"

Ana García Obregón, de rojo pasión, empieza el año con mucho color. La actriz y presentadora, siempre llamativa y a la última, lució un colorido look durante un almuerzo con amigas para despedir el año. La artista, que se encuentra estos días en España disfrutando de la compañía de su familia, siempre que puede se reúne con su gente.
En esta ocasión, la ex pareja de Alessandro Lecquio hizo un hueco en su agenda para reunirse con dos amigas que hacía tiempo que no veía al encontrarse viviendo fuera de España por motivos de trabajo y para estar más cerca de su hijo Alex.
Una vez más, llamó la atención por su vestimenta. La intérprete no pasó desapercibida con un llamativo look. Lució ajustadísimos pantalones de cuero de color rojo, plumífero negro con los puños de piel, bufanda de lana roja y bolso también rojo.
No descuidó el resto de su look. Llevaba, como nos tiene acostumbrados, altísimos tacones, en concreto botines negros. La artista ocultó su rostro, quizás algo cansado de tanta fiesta, bajo oscuras gafas de sol. Muy simpática, nos felicitó el año que acaba de empezar.
Con prisa para no mojar su larga melena al viento, caminó rápidamente hasta el coche que le esperaba para regresar a casa. Antes la vimos muy sonriente, y es que venir a España le hace muy feliz. Además últimamente es noticia por el papel que tuvo en la reconciliación de su ex Alessandro Lecquio con el hijo de éste, Clemente.
Como bien dijo el conde italiano, su ex pareja jugó un papel muy importante para que finalmente padre e hijo pudieran vivir una reconciliación y recuperar el tiempo que llevaban sin verse y sin mantener una relación normal como cualquier padre e hijo.