Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

John Mayer abandona a Katy Perry

Que Katy Perry es una de las cantantes más importantes del panorama musical actual es algo indiscutible. Cada uno de sus trabajos musicales se vende como rosquillas y sus compromisos profesionales no paran de llenar su agenda, pero en el terreno personal la californiana no goza de la misma suerte... Tras su tormentosa separación de Russell Brand ahora es John Mayer quien le ha roto su desdichado corazón.
Según adelanta 'Radar Online', el mujeriego de John Mayer ha vuelto a hacer de las suyas y ha 'plantado' a Katy Perry tras una fugaz relación de apenas varias semanas. "John ha jugado un verdadero papel con Katy", comentaba una fuente a 'Radar Online'.
"Al principio, ella evitaba caer rendida a sus pies pero John puso todo su encanto sobre la mesa y no paraba de asegurarle a Katy que había cambiado y que se había convertido en un hombre fiel y leal".
Y una vez más, el complejo y caprichoso mundo del amor volvió a hacer de las suyas convirtiendo a aquel caballero andante, que parecía un auténtico príncipe azul, en un completo bandido rompecorazones.
"Katy acabó cayendo en las garras de John y una vez que él se aseguró de haber conseguido su conquista no dudó en dejarla", explicaba la misma fuente a 'Radar Online'.
Mientras tanto, otra fuente confirma a 'Radar Online' la ruptura entre ambos artistas al relatar como vio a Katy y a John cenando con unos amigos comunes pero sin cruzarse ni una sola palabra.
"Fue todo muy extraño. Cuando se cruzaban cada uno de ellos agachaba la cabeza. El ambiente era tan tenso que se podía cortar con un cuchillo", apuntaba el testigo.
De esta forma termina así una de las relaciones sentimentales más efímeras de la historia y Katy Perry vuelve a afrontar como mejor puede su soltería, mientras espera a que la próxima vez su príncipe no se convierta rana.