Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

José Fernando y Gloria Camila arropan a su tía Conchi

La familia de José Ortega Cano acaba de vivir otro nuevo varapalo en su vida. Su cuñado, Pablo Mora, marido de su hermana Conchi, fallecía el pasado fin de semana como consecuencia de una grave enfermedad que padecía desde hace años. Sin embargo este hecho ha servido para que José Fernando reaparezca acompañando a los suyos en estos delicados momentos.
La primera en llegar hasta el tanatorio de Tres Cantos, en Madrid, donde fueron trasladados los restos mortales de Pablo fue su esposa Conchi Ortega. La hermana de Ortega Cano aparecía desolada, vestida de riguroso luto, acompañada por sus dos hijas, Conchi y Leonor. Allí recibieron las condolencias por parte de familiares y amigos.
Parece que la mala suerte se ha cebado con la familia de Ortega Cano, quien continúa su ingreso en prisión cumpliendo dos años y seis meses de condena por el accidente de tráfico que le costó la vida a Carlos Parra.
Ahora le ha tocado el turno a su hermana Conchi, quien acaba de vivir uno de los momentos más dolorosos tras el fallecimiento de su marido, Pablo Mora, a causa de un cáncer que padecía desde hace tiempo. Desde hace semanas permanecía ingresado en un hospital madrileño, sin que nada se pudiera hacer por salvar su vida.
Sin embargo este desagradable suceso ha servido para que José Fernando regrese de nuevo el hogar para arropar a la familia en estos duros momentos. El joven ha permanecido más de dos meses alejado de ellos, malviviendo en casas ajenas en Castilblanco, donde retomó sus amistades así como sus vicios. La única que ha mantenido el contacto directo con la joven ha sido su hermana Gloria Camila, muy preocupada por su integridad física.
La familia de José Fernando también ha mostrado su angustia con la situación; tanto es así que incluso su tía Mari Carmen Ortega hablaba en 'El programa del verano' en una clara llamada de auxilio "¡Cómo no nos va a preocupar! Muchísimo, además. Es una desesperación" y pedía ayuda urgente para evitar el salto al abismo de su sobrino "Queremos alguien que nos eche una mano porque es mayor de edad y no podemos hacer nada. Si él no quiere no podemos hacer absolutamente nada. Si él no quiere, como no quiere. Necesitamos ayuda para meterle en algún centro, algo, por favor. Pedimos ayuda" y añadía "En la situación que está no es una persona normal, con su cabeza normal, en su sitio, claro que no. No tenemos miedo a que entre en la cárcel pero sí a más cosas, en la situación que está...".
VISIBLEMENTE MÁS DELGADO Y OCULTANDO SU MIRADA TRAS UNAS GAFAS DE SOL
Las últimas imágenes que se tenían del hijo de Ortega Cano fueron captadas días atrás cuando abandonaba una cochera escoltado por unos amigos.
En esta ocasión José Fernando llegaba hasta las inmediaciones del Tanatorio de Tres Cantos en compañía de su hermana Gloria Camila y sus tíos, Mari Carmen y Aniceto.
El joven apareció visiblemente más delgado vestido de manera informal con bermudas, camiseta gris y deportivas. Con el semblante serio, ocultaba su mirada tras unas gafas de sol.
Junto a ellos también se encontraba Chema, hijo del matrimonio y principal responsable del incipiente noviazgo de Gloria Camila con Juan Carlos, uno de sus mejores amigos.
José Fernando y su hermana permanecieron en el interior durante algunas horas, tras las cuales se desplazaron hasta el que fuera el domicilio familiar en Madrid para descansar.
También acudieron Paco y Eugenio Ortega que quisieron acompañar a su hermana en estos dolorosos momentos. Parece que el fallecimiento de su marido también ha servido para que los hermanos limen sus asperezas y olviden las controversias del pasado.