Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

José María Guelbenzu publica 'Los poderosos lo quieren todo': "Soy un jubilado que no puede vivir de su pensión"

José María Guelbenzu publica 'Los poderosos lo quieren todo' (Siruela), una sátira sobre la corrupción y el poder que coincide con la reivindicación que estos días lleva al autor --y a numerosos otros escritores-- a poder compaginar su pensión con los derechos de autor de sus nuevas obras. "Ahora mismo soy un jubilado que no puede vivir de su pensión", ha señalado.
Guelbenzu ha explicado con humor en una entrevista con Europa Press que, tras la publicación de esta novela, se encuentra corrigiendo otra novela policíaca y "embarcado" en otra obra más, además de preparar una antología. "Puesto que no me dejan trabajar, voy a trabajar el doble".
El autor madrileño estuvo presente en la reunión de escritores con el presidente del Congreso, Patxi López, en la que se instó a aplicar "una sensatez mínima" en este caso. "No pedimos excepciones, pero hay que dejar claro que existe una dificultad seria para sobrevivir artísticamente con estas condiciones", ha apuntado.
En su caso, ha insistido en que seguirá escribiendo porque no tiene "más remedio". "Soy un jubilado que no puede vivir de su pensión, pero si el Estado me ataca, me defenderé", ha reiterado. Las críticas de Guelbenzu también se han dirigido al resto de la clase política, denunciando que "no existen apoyos" a la cultura.
"El problema es que la cultura es una cosa que queda bien, como ponerse la corbata para ir a determinados sitios, pero luego nadie la atiende. Me parece muy bien que no haya apoyos a la cultura, estoy a favor de eso, pero hay que protegerla, con una Ley de Mecenazgo, por ejemplo", ha criticado.
En 'Los poderosos lo quieren todo', Guelbenzu retrata a un ambicioso asesor fiscal, Hermógenes Arbusto, capaz de poner en riesgo la vida de su hija para ganar tiempo de vida en un pacto con el Diablo. Guelbenzu ha aseverado que durante todos estos años ha conocido "a mucha gente capaz de esto y más".
"Cada época está formada por bloques de seres humanos bastante puñeteros, aunque no creo que ésta se peor que otras", ha señalado Guelbenzu, quien ha reconocido que esta novela surgió de un "cierto hartazgo con los poderosos" de este país.
"La idea de la novela no tiene ningún misterio, es sobre el ejercicio del poder y el descaro y la desvergüenza con que se ejercita. De hecho, últimamente hasta da la sensación de que cualquier persona que comete un delito se regodea incluso", ha añadido.
HUMOR VS REALISMO
Nombres como el de Tomás Beovide, un joven poeta y profesor de literatura enamorado hasta la desesperación de la hija de Arbusto o el de Forcas, un misterioso hombre que ofrece un pacto al protagonista, desfilan por esta novela que tira mucho de humor y la sátira para reflejar esa ambición desmedida.
"Lo único que me interesaba era tratar el humor sin ponerme cortapisas de la realidad. Quería alejarme de esa realidad al uso que está invadiendo toda la novela a día de hoy y que hace que la literatura no avance nada. Estamos estancados", ha matizado.
LA AMBICIÓN "POLÍTICA" DE LOS ESCRITORES
Sobre la ambición que retrata, reconoce que existe también en el mundo literario, aunque la divide entre esa ambición necesaria para tratar de hacer una gran novela y la ambición "política" de aquellos que aspiran a lograr "todos los premios posibles", algo de lo que él está "muy alejado".
"Además, yo ya no espero que me caiga ningún premio, estoy seguro de que no, porque no pertenezco a ningún lobby. Solo ambiciono escribir bien e incluso ser un gran escritor, aunque está un poco difícil. En cualquier caso, no tener premios me parece algo muy distinguido", ha bromeado Guelbenzu.