Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

José María Merino dice que "El reino de Celama", de Mateo Díez, es un monumento literario

José María Merino, durante una entrevista con Efe. EFE/Archivotelecinco.es
El escritor José María Merino definió hoy a Luis Mateo Díez como "un maestro de la imaginación", de la que ha dejado sobradas pruebas en ese "monumento literario" que es "El reino de Celama", una comarca imaginaria que constituye "uno de los territorios perdurables de la Historia de la Literatura".
Merino fue el encargado de presentar a Mateo Díez, y de profundizar en la importancia de su obra, en la primera jornada del ciclo "Lecciones y maestros", que desde hoy y hasta el miércoles se celebra en Santillana del Mar, organizado por la Fundación Santillana y la Universidad Internacional Menéndez Pelayo.
Amigo de Mateo Díez "desde hace muchos años" y excelente conocedor de su obra, que ha seguido paso a paso, Merino no dudó en situar al autor de "El fulgor de la pobreza" como "uno de los escritores españoles contemporáneos más importantes, por su extraordinaria imaginación y su capacidad para ordenar, mediante un lenguaje inconfundible, una escritura riquísima en panoramas materiales y morales".
Coruñés de nacimiento e hijo adoptivo de León, Merino se detuvo en las distintas etapas de la narrativa de Mateo Díez, que, desde el principio, muestra a un novelista "fuera de lo común, por la construcción de los ámbitos espaciales y temporales, por la variedad y riqueza de los personajes, por la originalidad y destreza en la elaboración de las tramas, y por la acuñación de un lenguaje personal, lleno de matices expresivos".
Sin perder la conexión con la realidad, las novelas de Mateo Díez, como las tres que conforman "El reino de Celama", "tienen siempre algo de sueño o de ensoñación", y los numerosos personajes que pueblan su extensa obra han ido evolucionando del carácter "esperpéntico y grotesco" que podían mostrar en los primeros libros a una forma de ser más "introvertida", propia del camino de "austeridad expresiva" elegido por el autor.
"Celama es la llanura simbólica donde los seres humanos intentan sobrevivir aferrados a viejos mitos, amando, odiando, huyendo, rebelándose contra los hados o asumiéndolos", afirmaba Merino.
Circunscribir esta comarca imaginaria de Mateo Díez a "la simple representación estilizada de cierto espacio rural español del siglo XX sería tan torpe como calificar solamente desde lo histórico y lo sociológico el condado de Yoknapatawpha de Faulkner, la Comala de Juan Rulfo o el mundo en el que suceden las aventuras de 'El Halcón' de Yaçar Kemal", añadió Merino, novelista, cuentista y ensayista, galardonado con numerosos premios.
A lo largo de su carrera, Mateo Díez ha creado un lenguaje que, ante todo, busca "perturbar" al lector, afirmaba Merino, quien también se refirió al "desamparo, la incomunicación y la soledad" que suelen imperar en las novelas y los cuentos de Mateo Díez.