Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

José María Michavila y su hija se recuperan tras la muerte de su esposa

Algunos rostros famosos no han querido perderse uno de los estrenos más esperados en el Teatro Real de Madrid. Se trata de la ópera de Wagner 'Tristán e Isolda', cuya dirección de escena corre a cargo de Peter Sellars, y la dirección musical, de Bill Viola.
La primera de las funciones de 'Tristán e Isolda' en Madrid tuvo lugar el pasado domingo, y se sucederán hasta el próximo 8 de febrero. Hasta allí acudieron rostros famosos amantes de este género musical. No fue raro ver llegar a Nuria González, o salir a Elena Cue, ambas sin sus maridos, los empresarios Fernando Fernández Tapias y Alberto Cortina respectivamente.
La primera apostó por un look negro para la tarde de lluvia, dándole un toque de color con un foulard y un clutch ambos en verde; mientras que la segunda llevaba un pantalón y un abrigo también negros, una blusa blanca, y una chaqueta verde aceituna. De este modo Nuria González y Elena Cue lucieron estilos similares.
José María Michavila fue acompañado de su hija Irene. Ella es la mayor de los cinco vástagos del ex ministro de justicia, y está muy unida a su padre sobre todo desde que el pasado 22 de noviembre diera el último adiós a su madre Irene Vázquez, fallecida a los 40 años de edad.
Pasados casi dos meses desde la terrible pérdida de su esposa, Michavila va retomando la normalidad, y para ello que mejor que disfrutar de una tarde en la ópera con su hija, a la que le vimos besar con gran ternura en la frente al término de la función. Padre e hija no estuvieron solos, ya que se dejaron ver acompañados de la alcaldesa Ana Botella, con la que incluso compartieron paraguas de regreso a casa mientras conversaban y sonreían.
A la cita tampoco faltaron Iñaki Gabilondo y su esposa, Lola Carretero. El matrimonio no tiene un perfil público muy alto, por lo que a menudo resulta complicado fotografiarles juntos. Ambos periodistas son muy celosos de su intimidad y apenas acuden juntos a actos públicos.