Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

José Tomás corta un rabo y tres orejas en su reaparición

El de Galapagar volvía al ruedo en Granada, en la Feria del Corpus. Atrás quedaba la cogida que sufrió en Jerez, donde el asta estuvo a punto de degollarlo. Y lo hizo a lo grande, cortando tres orejas y un rabo. Mientras tanto, en Las Ventas ha triunfado José Antonio "Morante de la Puebla" en una gran faena que le valió una oreja.
La faena de José Tomás fue muy medida con templanza, quietud y torería, ante un primer toro que no transmitía nada. En el quinto, la faena, sin embargo, fue de menos a más. Su toreo al natural tuvo emoción y ajuste. Muy por encima del toro, en lo que fue una labor importante y seria.
En la misma feria, "Finito de Córdoba" estuvo templado por el pitón derecho en el primero, con un toreo largo y hondo, menos comprometido al natural, al igual que en el cuatro, en el que se gustó en tandas templadas y alargando la mano. Y Daniel Luque realizó una faena comprometida y variada en el tercero, con un toreo muy lento y ligado, sintiéndose al natural. Voluntarioso y firme en el sexto, un toro deslucido y bronco que descomponía las tablas.
Montera para Alejandro Sanz
En Madrid, gran faena de José Antonio "Morante de la Puebla". Su montera fue para el cantante Alejandro Sanz, quien también  brindó por Madrid y por él mismo. La corrida, compartida con El Juli, estuvo teñida por la lluvia. Los diestros se preocuparon más de afianzarse sobre el terreno que de torear. 
Sin embargo, con el cuarto todo cambió. Ofreció arte y filigrana antes de pasar a un toreo por la derecha con desmayo y suma despaciosidad. Así tres series que fueron creciendo en ajuste y sentimiento, las tres con perfectos y deliciosos remates, ora con trincheras, ora con los de pecho con previos e interminables cambios de mano. AGE