Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Julianne Moore hará de villana

Julianne Moore sigue la estela de otras compañeras de profesión y su nombre aparecerá en el reparto de la nueva entrega de Kingsman: Servicio Secreto, según adelantaba hace unas horas The Hollywood Reporter. La actriz, a la que vimos interpretar a la líder de la rebelión de Los Juegos del hambre, presidenta Coin, es por ahora la única estrella confirmada del nuevo elenco, según confirmaba el director de la saga, Matthew Vaughn, que además adelantaba la ausencia de Colin Firth como el espía inglés y héroe de acción.
La intérprete de 55 años se apunta a la tendencia entre las féminas del gremio de hacer de malas en las sagas de superhéroes. Veremos en las mismas lides a Cate Blanchett en Thor: Ragnarok o a Charlize Theron, que encarna a la reina del mal en El cazador y la reina de hielo, que se estrenará en España el próximo 22 de abril, o su rumoreada presencia en el casting de Fast and Furious 8, a la que también regresará Eva Mendes.
Según la publicación estadounidense, esta tendencia, que empezó en 2012, cuando todo el mundo pedía a gritos más papeles femeninos en las grandes producciones, irá a más en los próximos años. Barbara Kellerman (Las crónicas de Narnia), Uma Thurman (Kill Bill), Meryl Streep (El diablo viste de Prada), Rebecca Romijin (X-Men), Rosario Dawson (Sin City), Kate Beckinsale (Selene) o Scarlett Johansson (Iron Man) son algunas de las actrices que se han metido en la piel de mujeres frías, ambiciosas y sin ningún tipo de escrúpulo.