Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La petición de deportación de Justin Bieber supera ya las 200.000 firmas

Justin Bieber visita uno de los burdeles más famosos de BrasilInformativos Telecinco
Que Justin Bieber no está pasando por su mejor momento es ya más que obvio. La sombra de la deportación se cierne sobre él más que nunca, y es que desde que se publicara una petición oficial en la web de la Casa Blanca, no ha hecho más que sumar más y más firmas a favor de expulsar al cantante del país.
Eran necesarias 100.000 para que el Gobierno respondiese de forma oficial, pero es tal la repercusión que han tenido las acciones de Bieber en la sociedad estadounidense, que ya son más de 200.000 las personas que han apoyado la deportación del artista.
Mientras, Justin intenta recuperarse de dos detenciones que se han producido muy seguidas. Y es que el cantante no da descanso entre disgusto y disgusto. Tras librarse de prisión al pagar una fianza de 2.500 dólares, cuando fue detenido por participar en carreras ilegales y conducir bajo los efectos del alcohol en Miami, nos encontramos con la sorpresa de una segunda detención, esta vez en Toronto, por atacar al conductor de su limusina.
La situación del cantante es más que preocupante. Su entorno se preocupa, y ve necesaria la rehabilitación. Y es que el ídolo adolescente no sólo bebe, sino que consume sustancias peligrosas para su salud. Tras su arresto en Miami, se le hicieron pruebas, cuyos resultados han destapado que además de ir conduciendo bajo los efectos del alcohol, esa noche Bieber también había fumado marihuana, una sustancia en la que se llega a gastar 8.000 dólares por semana.
Aunque en el análisis dio negativo en cocaína y otras drogas, sí se descubrió que había consumido Xanax, un ansiolítico cuyo componente principal es el alprazolam, fármaco que tiene que ser recetado por un especialista, según ha informado la policía.
Sin duda, Bieber se enfrenta a serios problemas, con la justicia y con su propia salud. Tal y como informa la CNN, el próximo 10 de marzo tendrá que volver a declarar ante el Tribunal de Toronto. Veremos hasta donde llega la petición de deportación; cómo responde la Casa Blanca, ya que aunque esté obligada a dar respuesta, no tiene porqué acceder a la solicitud; y si realmente, Bieber intenta encaminar su vida de una vez por todas.