Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La boda entre Kim Kardashian y Kanye West podría costar... ¡30 millones de dólares!

Los detalles de la boda entre Kim Kardashian y Kanye West salen a cuentagotas. Lo que sabemos hasta ahora es que se casarán a las afueras de París y que la pequeña North West lucirá unos zapatitos de diamantes cuando acompañe a su madre a dar el 'sí quiero'. Por otro lado se rumorea que el mes elegido es junio.
Y ahora el nuevo rumor se centra en el dinero que se gastarán Kim Kardashian y Kanye West en dicho enlace. Hollywoodlife publica que será la friolera de nada más y nada menos que ¡30 millones de dólares! Todo un lujo para que la feliz pareja disfrute del día más inolvidable de sus vidas. Aunque, como ya se viene comentando, los dos no correrían con todos los gastos de la boda.
El reality en el que participa Kim Kardashian junto a su familia, Keeping Up With The Kardashians, correría con algunos gastos de dicha celebración ya que podrían tener en exclusiva las imágenes de la boda, preparativos sobre la misma y demás. Vamos lo que vendría siendo toda una temporada con una temática ya definida.
"Quieren tener una boda lo más extravagante como sea posible y cero consideraciones sobre el coste", dijo una fuente para la revista In Touch. "Están de acuerdo en gastar lo que sea necesario", añade la misma fuente, una cosa que no nos extrañaría para nada, después de los gustos tan lujosos que mantienen tanto Kim como Kanye.
Todavía estamos a la espera de qué diseñador lucirán ambos el traje de ceremonia pero viendo el derroche de dinero, no nos extraña que sea de alta costura. El lugar, los invitados, el banquete y demás preparativos de boda es lo que les queda por delante a Kim Kardashian y Kanye West. No sabemos si lo lograrán pero por ahora lo que quieren es una ceremonia de grandes proporciones compradas incluso con las que celebra la realeza europea.