Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El rock ampuloso de Kings of Leon finiquita la segunda edición del Mad Cool Festival

Wilco, Manic Street Preachers, Savages y Dinosaur Jr. completan una tercera jornada sobresaliente
Tercera y última jornada de la segunda edición del Mad Cool Festival, marcada por el fallecimiento en la noche del viernes del acróbata Pedro Aunión. Un suceso que provocó desconcierto generalizado y que, por supuesto, se comentó incesantemente durante el sábado por todos los presentes en La Caja Mágica, otra vez a rebosar con 45.000 personas.
Y fue a eso de las 22:45 horas cuando la música dejó de sonar en los escenarios para recordar a Aunión con 'Purple rain' de Prince (la canción que sonaba cuando se precipitó al vacío en plena actuación) con un mensaje en todas las pantallas: "En memoria de nuestro compañero Pedro. Te recordaremos siempre. Gracias". Un gesto aplaudido por muchos, aunque al no ser anunciado previamente, para otros tantos pasó desapercibido.
Después del recuerdo, Kings of Leon sobre el escenario principal como colofón a una jornada muy rica en propuestas de nivel. La banda americana, un puntito por encima del resto, ejerció como solvente cabeza de cartel congregando a la mayoría del gentío ante el escenario principal con su rock ampuloso y robusto, perfecto para las multitudes. Con innegable eficacia y un sonido poderoso, convencieron sin grandes alardes.
Encadenando temas como 'Over', 'The bucket' y 'Mary' en la primera parte, los hermanos Caleb, Nathan y Jared Followill y su primo Matthew Followill fueron cogiendo soltura y caldeándose progresivamente hasta que decidieron lanzar la andanada con 'Use somebody', 'Pyro', 'Crawl', 'Supersoaker' y la coreadísima 'Sex on fire'. Remataron con 'Waste a moment' una faena concisa de notable alto, quizás un poquito fría en algún momento, aunque sobrada de motivos para encabezar la jornada.
WILCO
Wilco aparecieron en el escenario principal a plena luz del día con un potente directo con el que demostraron una vez más ser absolutas deidades del rock alternativo incapaces de defraudar al más escéptico o de ofrecer un concierto tibio. El directo del grupo liderado por Jeff Tweedy arrancó con las potentes y pegadizas 'Random name generator' y 'The joke explained', cortes de 'Star wars', el disco que publicaron por sorpresa en 2015, y dieron paso a algunos de sus clásicos y a algunos temas de sus últimos años.
La melancolía de 'Vía Chicago', más lenta y emocional, fue recibida con entusiasmo por parte del público, que aplaudió las descargas eléctricas de la canción, mientras que 'I am trying to break your heart' puso el acento en la vigencia de un repertorio que no envejece y permanece casi intacto. Después sonaron las recientes 'Pickled ginger' y 'If I ever was a child', o los éxitos 'War on war' o 'Jesus etc', canción que acompañó los últimos rayos de sol.
El delirio llegó a mitad de concierto con el riff inconfundible de 'Impossible Germany', de su celebrado 'Sky blue sky', que este año cumple su décimo aniversario. Nels Cline, guitarrista, entró en trance durante los intensos minutos que duró su solo, clave en esta canción y artefacto perfecto que culminó con una explosión sonora. La intensidad dio paso a la sensibilidad de 'California stars', el homenaje de Billy Bragg y Wilco a Woody Guthrie, a cuyas letras pusieron música. Para terminar, y con el público en el bolsillo, Tweedy ganó la partida con algunos de sus mejores ases: 'I'm the man who loves you', 'Hummingbird', 'Spiders' y 'I'm a wheel'.
MANICS, SAVAGES Y DINOSAUR JR.
A pesar de estar lastrados por la ausencia forzosa por motivos familiares del carismático bajista Nicky Wire, Manic Street Preachers protagonizaron otro de los grandes momentos del festival. Con Richard Beak como bajista de reemplazo y comandados por el siempre vigoroso vocalista y guitarrista James Dean Bradfield, junto a Sean Moore en la batería, los galeses rebosaron energía con su mezcla de guitarras punk y melodías rock.
A estas alturas, con más de treinta años de carrera, el repertorio del grupo es infalible con joyas como 'Motorcycle emptiness', 'Everything must go' y 'Your love alone is not enough'. Muy celebrados también momentos más pop como 'You stole the sun from my heart' o el gran himno 'If you tolerate this your children will be next'. En apenas una hora, tiempo aún para 'Tsunami' y el cierre con la épica de 'A design for life'. Papeleta salvada con nota y agradecimiento del público por no cancelar por la ausencia de Wire.
Las británicas Savages enmudecieron al público con su potente puesta en escena, que deja en entredicho el tópico de que el rock más potente es solo para los hombres. También conquistó al mismísimo Lou Barlow, bajista de Dinosaur Jr., que contempló desde el escenario cercano los últimos temas que interpretaron, con su líder, la inquieta Camille, nadando entre el público.
Dinosaur Jr., precursores de lo que hoy se conoce como indie rock, comenzaron justo después su concierto y recogieron el testigo de las londinenses, sin rebajar ni una décima el nivel de potencia. El muro de amplificadores de un hierático J. Mascis, el nerviosismo de Barlow y la contundencia de Murph a la batería llevaron al paraíso a sus seguidores más fanáticos. Eso sí, con un público cabreado por la casi inexistente voz, que no dejó de pedir más volumen ante un Mascis que mostró indiferencia ante la demanda general, bien por su peculiar personalidad o porque esa era precisamente su voluntad. No obstante, nadie se quedó sin ganas de celebrar canciones como 'Feel the pain' o la versión de The Cure 'Just like heaven', que tuvieron su pico absoluto en el pogo que se formó en las primeras filas, en el que algunos nostálgicos rememoraron sus mejores años.
Su concierto y el de Manic Street Preachers quedaron interrumpidos a las 22.45 horas con motivo del homenaje que el festival dedicó al acróbata Pedro Aunión, fallecido el pasado viernes día 7. Los acordes de 'Purple rain' empezaron a sonar y en las pantallas del festival apareció un mensaje: "En memoria de nuestro compañero Pedro, te recordaremos siempre". También tuvo palabras de recuerdo la artista británica M.I.A., quien al término de su actuación, poco antes de interpretar la famosa 'Paper planes', pidió respeto para el artista fallecido.