Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Kylie Minogue, valió la pena esperar

Kylie Minogue durante su concierto en Zurich. Foto: APtelecinco.es
Kylie Minogue recibió una calurosa acogida en el Palacio de los Deportes de Madrid, en la que es su única cita con el público español de la gira 'KylieX2008'. Aunque se mantuvo un tanto fría lo intentó con el castellano y, además de presentar su nuevo trabajo hizo un repaso por los clásicos de su repertorio como "In your eyes", "Your disco needs you", "Can't get you out of my head", "Kids", "Step back in time" o "Love at first sign".
También hubo versiones, como "Copacabana", de Barry Manilow, pero faltaron esas otras que ella ha sabido hacer suyas como "Hand on your head" o la del clásico de los 60, "Locomotion", con el que en el verano del 87 saltaba a los primeros puestos de las listas de ventas.
La cantante lució un espectáculo hecho a su medida. Un escenario al más puro estilo de Las Vegas con constantes cambios de luces que la trasportaban de un lado a otro, un cuerpo de baile y un coro de chicas que suplían alguna de sus carencias y como guinda del pastel un vestuario diseñado para ella por el mismísimo Jean Paul Gaultier.
El espectáculo estaba dividido en siete partes, para cada una de las cuales Kylie lucía diferente vestido, comenzando con una traje de noche de cola color morado y terminando con un top de pedrería acompañado por un pantalón negro. No faltaron los disfraces de "cheerleader", "dominatrix", "manga", "domadora" o "marinerita", este último para el homenaje a la serie de televisión de los 80, "Vacaciones en el mar".
Todo ello contribuyó a que el público saliera encantado. Venían a ver a Kylie por primera vez en directo y, a pesar de todo, su diva no les defraudó. BQM