Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Larra se suicidó por España, no por amor

Miranda no obvia que a la insatisfacción cultural y política se uniera que su amante, Dolores Armijo decidiera abandonarle el 13 de febrero de 1837.
Jesús Miranda quiere recopilar en su libro el mayor número de datos del famoso periodista que se escondía de la censura bajo los seudónimos de Fígaro o El pobrecito hablador. El biógrafo dará en el libro detalles desconocidos como algunos domicilios de Larra, y reproducirá manuscritos de poesías, artículos, cartas sobre su elección como diputado por Avila y algunas escritas a sus padres y a su esposa, Josefa Wetoret.
Miranda guarda objetos personales del escritor como un mechón de pelo o la banda fúnebre colocada sobre el féretro con los restos mortales que donará al Museo Romántico donde se guarda el arma con la que Larra se suicidó.