Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Lenoir cree que Dan Brown ha traído "mucha confusión a la novela histórica"

Filosofía, amor, aventura, religión, suspense y espiritualidad se combinan en la novela "El oráculo de la luna", una historia ambientada en la Europa del siglo XVI del filósofo y escritor francés Frédéric Lenoir, quien considera que el "Código da Vinci" ha traído "mucha confusión al género histórico".
En una entrevista concedida a Efe, Lenoir, redactor jefe de "Monde des religions", ha asegurado que la obra de Dan Brown "no ha beneficiado a la novela histórica, porque se presenta como novela histórica y está llena de errores, con datos imaginados por el autor pero presentados como reales, y eso ha creado mucha confusión".
Para Lenoir, un afamado filósofo de la última generación francesa, Umberto Eco es distinto porque sus novelas son "totalmente fiables".
Reconoce, sin embargo, Lenoir que Dan Brown "ha tenido tanto éxito que quizá sí ha atraído lectores hacia la novela histórica, y eso no se le puede negar".
Lenoir ha dicho que en "El oráculo de la luna" ha hecho la novela que le habría gustado "leer con 20 años, con una historia de amor, aventuras y que además induzca a reflexionar".
"Me parece una lástima que se escriban libros de filosofía y novelas de playa sin ninguna trascendencia, y creo que en la vida no es así, se pueden mezclar los dos propósitos", subraya el que fuera coautor de "La promesa del ángel".
"El oráculo de la luna" (Grijalbo) es una historia que el autor galo ha tenido en su cabeza y en la que ha ido trabajando de manera discontinua en los últimos quince años.
"Tenía ideas inconexas para hacer un libro, pero sin un proyecto concreto y poco a poco fue tomando forma, y además tuve que hacer mucha investigación histórica, porque sucede en África, Israel, Italia, y quería que la base histórica de la novela fuera muy firme y coherente", comenta.
La novela narra la historia de Giovanni, un joven campesino italiano quien, para merecer el amor de la hija del dux de Venecia, de quien se ha enamorado, emprende un camino de aprendizaje al lado del mayor maestro en astrología, filosofía y religión de su tiempo, "un largo viaje iniciático lleno de peligros que culminará con una misión de trascendental importancia".
Toda la astrología que aparece en la novela no debe ser vista, según el autor francés, como esoterismo: "En el Renacimiento la astrología estaba al mismo nivel que el resto de la ciencia, y la Iglesia católica y el Papa la utilizaban".
El mismo Kepler, añade Lenoir, uno de los grandes científicos de la época, era astrónomo y astrólogo.
La novela ha sido además "una ocasión para viajar y redescubrir profundamente lugares que conocía superficialmente como Venecia, palacios concretos del siglo XVI, también en Argel, donde habían estado Barbarroja y los corsarios".
Curiosamente, para el episodio de Argel, que ocupa unas 250 páginas, se inspiró en los relatos de presos y esclavos que estaban allí, entre ellos Cervantes.
Confiesa Lenoir que participa de algunas inquietudes del protagonista, aunque no habría reaccionado como él en algunos momentos.
El protagonista, indica el escritor, es "un campesino que se siente distinto de los que le rodean, que sueña con viajes, con aventuras, con conocer personas que enriquezcan su vida, y aprovecha la aparición en su pueblo de unos venecianos para vivir esas ideas que ha tenido. En eso sí se parece a mí, que he soñado mi vida antes de vivirla".
Guarda un buen recuerdo de su experiencia de escritura a cuatro manos de "La promesa del ángel" junto con Violette Cabesos, pero esta novela, que empezó a escribir antes que aquella, "quería hacerla en solitario, porque es muy íntima y en ella he volcado muchas cosas personales".
La poca cultura religiosa inquieta a alguien como Lenoir, especializado en la historia de las religiones: "Se ha pasado de un extremo a otro, de estar inmersos en una cultura religiosa pero sin libertad, a un desconocimiento total de la tradición, de saber de dónde venimos, de las razones de nuestra cultura, y hemos perdido una enseñanza indispensable para conocer la Historia y el arte".
Para Lenoir, que se declara laico, es "negativo" porque las personas no tienen conocimiento de las religiones para adoptar decisiones propias, éticas, de vida, y también por motivos culturales.
En la actualidad, el autor, que ha estrenado con éxito una obra de teatro en París, está acabando una nueva novela, ambientada en el siglo XII, que narra la historia de amor imposible entre una abadesa y un escultor.