Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Leo Gatti: "Iker está para ir al psicólogo"

La pronta e inesperada salida ayer de Iker Casillas a los trece minutos del partido disputado contra el Galatasaray, tras un recibir un golpe recibido por Sergio Ramos, ha supuesto de nuevo comentarios en cuanto a la situación del portero.
Las tertulias deportivas no se hizo esperar el tema Iker Casillas. Punto pelota se puso en contacto telefonicamente con el exportero argentino Leo Gatti y no dudó en espetar: "Iker está para ir al psicólogo". Algo que no dejó indiferente ni a los tertulianos ni a los telespectadores que muchos en las redes sociales se posicionaron al lado de Gatti y otros no. El argentino realmente lo que explicó es que es debido al bajo momento en el que se encuentra, necesitaría ayuda psicológica para recibir un incentivo de motivación. Y es que parece que siempre cuando nos van bien las cosas, todo va sobre ruedas, pero cuando a uno se le tuercen parece que uno empieza a verse vuelto en esa vorágine de que todo sale mal: "Cuando alguien está incómodo y débil mentalmente, cualquier mosquito te hace daño. Si Casillas viniera jugando como siempre, sería irremplazable y esto no le afectaría. Cuando tienes seguridad, aunque te tiren un revólver al pecho no te importa", explicaba para seguir añadiendo: "Cuando se quitó los guantes, Iker ya se quería ir. Se siente una víctima".
'Loco' argumentaba: "Después de que recibe el golpe, cuando enfocan el rostro a Iker, se ve que salió a jugar descentrado. No estaba en el partido porque se sentía una víctima. La sensación que da es que el golpe con Sergio no es nada. Choca con Ramos porque sale sin hablar y se da con él, pero apenas lo chocó" a lo que Guti enseguida saltó y defendió al capitán del equipo poniendo de ejemplo a Álvaro Benito que él sabía mejor que nadie como las lesiones venían de los golpe más tontos.
"Cuando Casillas se quitó los guantes ya se quería ir de la cancha. Los médicos le convencieron y volvió, pero ya estaba pensando en marcharse. Solo los que hemos jugado lo sabemos. Se siente una víctima. Siempre ha sido el protagonista y ahora no lo es y por eso está así" siguió explicando.
Necesita elevar la autoestima: "Iker era antes intocable y ahora le llega esto, que no está sabiendo superar. Constantemente, viendo su cara, se demuestra que no está tranquilo. Nunca se imaginó que contratarían a Diego y menos que pasaría lo que está pasando ahora".
Esperemos que de estar en lo cierto Gatti, le sirva a Iker Casillas para venirse arriba como en sus mejores tiempos. De momento Iker ha puesto la mejor de sus caras junto a su amigo y compañero, que propició del golpe, Sergio Ramos.