Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Libreros iberoamericanos confían en sortear los efectos de la crisis global

Los asistentes al congreso coincidieron en que habrá una convivencia entre textos digitales y en papel, por lo que los libreros deberán adecuarse a las nuevas tecnologías. EFE/Archivotelecinco.es
Libreros de Iberoamérica confían en que sortearán los efectos de la crisis global, aunque advierten que deberán "adecuarse" a la aparición de nuevas tecnologías editoriales para su supervivencia, indicaron hoy a Efe fuentes del sector.
"Esta es una crisis mundial que afecta la industria del libro, pero no bajó tanto la venta de textos como de otros productos, sino que mantiene su nivel", indicó Horacio García, presidente de la Fundación argentina El Libro, organizadora de la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, que el próximo jueves abrirá las puertas al público.
García fue uno de los 200 participantes este fin de semana del Tercer Congreso Iberoamericano de Libreros realizado en el predio porteño de La Rural, en el marco de las actividades previas a la inauguración de la feria, la más importante de Latinoamérica, que se llevará a cabo entre el 23 de abril y el 11 de mayo próximos.
"El libro no es un producto caro y, además, varios de ellos ofrecen salidas y soluciones para estas épocas de crisis", sostuvo García al argumentar los motivos por los cuales la industria del libro no se verá tan "afectada" por el estallido financiero.
Los asistentes al congreso coincidieron en que habrá una convivencia entre textos digitales y en papel, por lo que los libreros deberán adecuarse a las nuevas tecnologías ya que, de lo contrario, otros ocuparán "ese espacio", advirtió García.
"Anticipamos una crisis en el sector, crisis de cambio traumático porque evaluamos que a los libreros nos va a ser difícil adaptarnos al cambio y seguir participando de la comercialización de los libros ante el avance de las nuevas tecnologías", sostuvo Ecequiel Leder Kremer, vicepresidente de Cámara Argentina de Papelerías, Librerías y Afines (CAPLA) durante el encuentro.
Por su parte, Richard Uribe, del Centro Regional para el Fomento del Libro en América Latina, el Caribe, España y Portugal (Cerlalc), opinó que "todo el circuito del libro debe integrarse desde la óptica de cada uno de sus sectores para beneficiar a la construcción de una sociedad lectora".
"El oficio de librero sigue siendo una actividad posible y necesaria", confiaron los asistentes al congreso en su declaración final, aunque admitieron las dificultades de un futuro "digitalizado".