Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El MNAC reivindica la maestría de Luis de Morales en una exposición con 54 pinturas

El Museu Nacional de Catalunya (MNAC) reivindica la maestría del pintor renacentista Luis de Morales (1510-1586) a través de 54 obras en la exposición 'El Divino Morales', que podrá verse hasta el 25 de septiembre.
Coorganizada con el Museo Nacional del Prado y el Museo de Bellas Artes de Bilbao, la exposición hace referencia al sobrenombre 'El divino' que Morales logró por la intensidad de sus imágenes devocionales, que le valió una fama en su tiempo sólo igualada por El Greco.
Luis de Morales trabajó entre Extremadura y Portugal y fue durante 50 años un pintor muy prolífico de tablas de temática religiosa con una gran carga emocional, un estilo que después otros pintores imitaron algunos consideraron "mamarrachadas", ha explicado en rueda de prensa la comisaria y jefa del Departamento de Pintura Española del Renacimiento, Leticia Ruiz.
Ha defendido que es un pintor muy apreciado sobre el que, sin embargo, pesan "un montón de tópicos", como el hecho de ser un pintor religioso y ser muy dramático, acusaciones que ha contrarrestado apuntando al uso de técnicas exquisitas como el uso del vidrio para lograr transparencias.
DOBLE FACETA
La selección realizada, en la que se ha primado "la calidad", refleja el repertorio iconográfico del artista con escenas de la Virgen con el Niño y Cristo coronado de espinas, en su doble faceta de creador de tablas devocionlaes y maestro de retablos.
A diferencia de su paso por Bilbao y Madrid, en Barcelona la exposición incluye dos obras de la colección del MNAC, y no cuenta con unos dibujos procedentes del Museo de Arte Antiguo de Lisboa, que se consideró mejor no trasladar "por motivos de conservación".
El director del MNAC, Pepe Serra, ha dicho que esta exposición es una previa de la renovación de las colecciones de Renacimiento y Barroco que se presentará próximamente, y ha invitado a los espectadores a "superar la barrera" de la temática religiosa para ver a un pintor extraordinario.
"Es piel que se puede tocar más allá de las imágenes alejadas del día a día actual", ha dicho Serra animando al público a observar la maestría de Morales.
PRIMERA MONOGRÁFICA
El director del Museo del Prado, Miguel Zugaza, ha recordado que es la primera exposición monográfica dedicada a una personalidad artística "tan singular", y ha remarcado que su organización pone de relieve la voluntad de recuperar su figura.
"Me extraña que Morales no haya sido reivindicado antes", ha dicho Zugaza, que ha lamentado que se sabe poco sobre él, aunque su biografía y su trabajo se dejaron sentir entre el Duero y el Guadalquivir.
Aunque la organización de la muestra ha implicado a 19 historiadores del arte, ha dicho: "No hemos querido exhumar el cadáver del artista".