Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Macba se rinde ante los orígenes artísticos en busca de lo "paranormal" de Hernández-Díez

Un perro disecado que evoca una leyenda convertida en devoción acapara las miradas
El Museu d'Art Contemporani de Barcelona (Macba) indaga en los orígenes artísticos, muy relacionados con los "sistemas de creencias paranormales", del artista venezolano afincado en Barcelona Antonio Hernández-Díez en la primera exposición monográfica dedicada a esta figura en la ciudad.
Lo han explicado en rueda de prensa el artista, oriundo de Caracas; el director del museo, Ferran Barenblit, y los comisarios de Lattitudes Mariana Cánepa Luna y Max Andrews, que han afirmado que la recuperación de las primeras obras, de los años 80 y 90, ha supuesto un reto complejo de reconstrucción y recuperación.
La exposición 'No tinc por de cap mal', que se podrá ver hasta el 26 de junio, avanza con un hilo conductor claro centrado en la pieza 'San Guinefort', uno de los trabajos más variopintos, insólitos y provocativos del artista, en que yace postrado un perro disecado "protegido del resto", de un entorno quizá radiactivo, ha declarado el artista.
Se trata de un homenaje al perro francés del siglo XIII convertido en leyenda y objeto de devoción --todavía hoy--, después de salvar a un niño del mordisco venenosa de una serpiente, y que fue sacrificado por su amo convencido, inicialmente, de que había matado al pequeño.
A la pieza central, que acapara todas las miradas y que pertenece a la colección Macba, se unen las primeras obras videográficas experimentales y que evocan una "nueva iconografía cristiana", quizá marcada por el pasado como monaguillo hasta los 14 años del artista, que también muestra obra reciente.
GUIÑO A POE
Inspirándose en fuentes como la literatura del terror, el romanticismo, el ilusionismo y los efectos especiales, destaca la pieza 'Annabel Lee' (1988), un diorama que muestra el corte transversal de una tumba, la arena y un vídeo inferior en que se puede ver un vídeo de la protagonista de uno de los poemas de Edgar Allan Poe revolviéndose en el ataúd.
La comisaria ha destacado que, aunque actualmente pueda sorprender, en los años 80 existía un verdadero pánico a ser enterrado vivo después de sufrir un coma, por lo que la obra enlaza con este temor popular de la época.
Llama también la atención 'El resplandor de la Santa Conjunción aleja a los demonios' como una caja de luz roja, guiño a la película 'Poltergeist', que responde con efectos sonoros de filme de terror a la presencia de los flashes de cámara.
Su obra ya conocida en la capital catalana, 'La hermandad' (1994), luce también en el espacio con una referencia al pensamiento de Lévi-Strauss --en su distinción entre el pensamiento primitivo y el occidental-- y marca un punto de inflexión de su obra de temática gótica y religiosa hacia otras cuestiones.
LENGUAJE GLOBAL
Hernández-Díez despuntó en la escena internacional cuando comenzó a echar raíces la idea del arte contemporáneo como un lenguaje global y se cuestionó el dominio de los artistas europeos y norte-americanos.
El artista ha participado en exposiciones destacadas como 'Aperto'93: Emergency/Emergenza' en la 45 Bienal de Venecia (1993), 'Beyond Borders' en la primera Bienal de Gwangju (1995) y 'Cocido y crudo' en el Museo Reina Sofía de Madrid en 1994.
Sus exposiciones incluyen fotografía, escultura, vídeo y dibujo; metafísica combinada con un humor adolescente, así como producciones sofisticadas al lado de materiales 'pobres' nada convencionales.