Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Macba reivindica el arte como "experiencia corporal" en su nueva exposición

Viaja a la colección del museo con la inmersión, el tiempo y el conflicto como ejes temáticos El Museu d'Art Contemporani de Barcelona (Macba) ha querido romper el paradigma de la percepción del arte sólo a través de la vista, y se ha propuesto reivindicarlo como una "experiencia corporal y física" en la nueva exposición en torno a las piezas de su colección, ha explicado el director Ferran Barenblit.
Viaja a la colección del museo con la inmersión, el tiempo y el conflicto como ejes temáticos
El Museu d'Art Contemporani de Barcelona (Macba) ha querido romper el paradigma de la percepción del arte sólo a través de la vista, y se ha propuesto reivindicarlo como una "experiencia corporal y física" en la nueva exposición en torno a las piezas de su colección, ha explicado el director Ferran Barenblit.
La instalación multisensorial de Cildo Meireles es toda una declaración de intenciones de los comisarios para conseguir una inmersión física del visitante, con dos cubitos de hielo de diferentes sabores en la boca a su entrada a un tubo que proyecta aire caliente.
"Esta instalación se tiene que experimentar, no la puedes mirar desde fuera. Te tienes que introducir y lograr una completa inmersión de cuerpo y existencia", ha animado el director, que ha comparado la experiencia al salto que se hace dentro de una piscina.
La inmersión en la obra de arte "hace visible el viento" en una experiencia sinestésica, ha subrayado la conservadora Maria Antònia Perelló en la presentación de 'Col·lecció Macba 31', contenta de mostrar 'Entrevendo' (1970-1994) obra por primera vez en Barcelona y el Macba, que suma 5.542 obras en toda su colección.
De las 85 obras de 50 artistas que se pueden ver en la exposición, que empieza en los años 60, una treintena no se habían visto antes en el espacio, mientras que una decena son adquisiciones de los últimos tres años.
La experiencia del espectador, la vivencia del tiempo y las diversas formas de conflicto, ya sea político, económico, como personal, constituyen el hilo conductor de este viaje propuesto por el museo con obras de Hans Haacke, Piero Manzoni, Àngels Ribé, Harun Farocki y David Lamelas, entre otros.
Perelló ha constatado como en los años 60 numerosos artistas se interesaron por la propia condición de la obra de arte, cansados del expresionismo abstracto y del informalismo, y mientras las normas del arte cuestionaban los límites entre disciplinas, la práctica artística se acercó a la política.
ARTISTAS
También destaca la presencia de otros artistas como Jordi Benito, Joan Jonas, Fina Miralles, Krzysztof Wodiczko, Octavi Comeron, Vito Acconci, Gordon Matta-Clark, Dan Graham, Francesc Abad, Carles Pujol y Esther Ferrer.
Barenblit ha subrayado que la exposición "dialoga muy bien" con el resto de la programación en que conviven un recorrido sobre los rastros del punk en el arte contemporáneo y otro sobre las obras de la transgresora artista norteamericana Andrea Fraser.