Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Manoli, esposa de Carlos Parra: "Ortega Cano nos ha robado un padre, un marido y un hijo".

Ortega Cano que podría entrar en prisión próximamente debido al accidente que tuvo hace más de dos años en el que murió Carlos Parra, ha argumentado varias enfermedades para evitar su ingreso en prisión. La actitud del diestro ha ofendido profundamente a Manuela Gurruchaga, la esposa del difunto, que ha decidido hablar para La Otra Crónica de El Mundo.
Según publica El Mundo, Manoli, está cansada de escuchar por televisión las excusas que el torero está poniendo para no entrar en prisión y confiesa que "quiere que Ortega Cano entre en la cárcel ya". La esposa de Carlos Parra cuenta que su vida ahora es muy diferente a cuando vivía su marido, ya que antes trabajaba, pero ahora se dedica a cuidar de sus hijos, que como ella mismo ha contado " disfruto de ellos cada instante porque la vida es corta. Muy corta".
La mujer de Carlos Parra se ha sincerado con La Otra Crónica y cuenta que se ha convertido en una mujer que recuerda continuamente la figura de su marido, ha tenido que salir adelante sola y aunque en el momento del accidente sus hijos ya eran mayores ha tenido que continuar con su educación en solitario con el recuerdo permanente de la figura de su esposo.
"Es cierto que les falta su padre, pero como siempre hemos estado muy unidos, han asimilado mejor el golpe. Ahora cuando tienen cualquier problema, uno u otra me explican lo que les sucede. Siempre hemos sido una piña y ahora lo somos aún más" confiesa orgullosa Manuela, aunque también reconoce que al poco del accidente se vieron obligados a pedir ayuda profesional.
Ella, que recuerda a su marido como una persona alegre, luchadora y trabajadora y al que echa mucho de menos, aclara que siempre se ha querido mantener al margen de todo "siempre quise que la justicia hiciera su trabajo. Era lo más correcto", pero que ahora ha decidido hablar porque está muy cansada de todo lo que se está diciendo.
En la entrevista explica que ha elegido este momento para hablar "porque no me esperaba que pidiera el indulto. Está defendiendo lo indefendible" "la que me he quedado sin marido soy yo" unas palabras que muestran la situación traumática y dolorosa por la que está pasando la mujer de Carlos Parra.
Manuela Gurruchaga reconoce que necesita que Ortega Cano entre en la cárcel. "Queremos cerrar este capítulo de nuestras vidas. Necesito esa paz, ese alivio de verlo entrando en prisión" y admite que no aceptaría que el gobierno le concediera el indulto al diestro, sería un mal ejemplo y un motivo para desconfiar en la justicia.
Según publica El Mundo, Manoli da las gracias a la sentencia, ya que aunque no cumple todos los puntos que ellos solicitaban, están contentos con ella, piensan que es una forma de concienciar a la gente de los peligros de conducir bajo los efectos del alcohol.
Recordando los días del juicio, cuenta que "fueron cinco días muy duros. Encontrárnoslo ahí, delante de nosotros, fue muy duro. En una ocasión llegue a derrumbarme por la presión de los periodistas, de los fotógrafos de la situación en sí..."
"Si hubiera aceptado lo que hizo, todo hubiera cambiado. Hubiese sido un alivio para nosotros. Hay una sentencia que confirma los hechos pero él nunca ha reconocido lo que hizo. Al parecer, él nunca ha hecho nada. Parece que mentimos todos: los jueces, la familia, los atestados, los abogados." unas palabras que muestran el rechazo que la viuda mantiene hacia la actitud del torero, "es por lo que no creo que pueda perdonarlo" concluye.
Aunque reconoce que no se ha cruzado con Ortega Cano cara a cara, está segura que tendrá que cumplir su pena tarde o temprano y que llegará el día en el que salga de prisión pero el daño ya está hecho, "Ortega Cano nos ha robado un padre, un marido y un hijo".
Manoli reconoce que no podrá perdonar al diestro, ni ella ni sus hijos, pero espera que entre en prisión para poder llevar una vida lo más normal posible. La viuda de Carlos Parra admite que se acuerda de él en cada momento del día, ya que desde que contrajeron matrimonio no se habían separado.
Recuerda perfectamente cual fue su última conversación antes del accidente "hablamos del lugar al que íbamos a escaparnos tres o cuatro días para celebrar nuestro aniversario. Echo de menos esos viajes cortitos que hacíamos los dos. Esa fue la última conversación, fue en el porche mientras fumábamos un cigarro".
Un día después de su fallecimiento, Carlos Parra y Manuela Gurruchaga hubieran celebrado su aniversario de 24 años de casados, pero tuvo lugar el terrible accidente con Ortega Cano en el que se truncaron todos sus planes.