Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Maribel Verdú no irá a Hollywood porque no quiere rodar "americanadas"

La actriz Maribel Verdú ha asegurado hoy que no está interesada en rodar películas en Hollywood por "falta de ambición" y porque no quiere hacer "americanadas", que es el único tipo de cine que le han ofrecido hasta el momento en Estados Unidos. EFE/Archivatelecinco.es
La actriz Maribel Verdú ha asegurado hoy que no está interesada en rodar películas en Hollywood por "falta de ambición" y porque no quiere hacer "americanadas", que es el único tipo de cine que le han ofrecido hasta el momento en Estados Unidos.
Maribel Verdú ha hablado sobre los gajes de su profesión en Valencia, donde ha participado en el ciclo "Interpretamos para ti" organizado por la Universidad Menéndez Pelayo (UIMP).
A la actriz se le abrieron las puertas del mercado latinoamericano tras rodar en 2001 "Y tu mamá también", de Alfonso Cuarón, y también ha realizado incursiones en el cine europeo, pero se resiste a desembarcar en Hollywood, siguiendo la estela de otros intérpretes españoles como Javier Bardem, Penélope Cruz o Paz Vega.
"Penélope dice que los primeros años allí fueron muy duros, aunque ahora lo verá recompensado", ha comentado Verdú, quien asegura que el cine mexicano, el argentino y el europeo le interesan mucho más.
Con la excepción de "Tetro", el filme de Francis Ford Coppola en el que da vida a una mujer que vive entre las rivalidades de una familia de artistas, todas las películas para las que la han llamado de Hollywood "han sido americanadas de títulos conocídisimos, pero que no estoy dispuesta a hacer porque no es el cine que yo quiero ver".
Además, ha reconocido que no tiene "la pasta de la que hay que estar hecha para aguantar" en Hollywood, donde los actores, por contrato, no pueden hablar con nadie que no esté implicado en el rodaje.
"Yo me muero allí. Yo hablo con todo el mundo y cuando ruedas allí firmas una cláusula para que nadie pueda acercarse a hablar contigo. No podría nunca hacer cine sola, rodeada de la gente con la que ruedas y metida en una caravana", ha explicado.
Del mismo modo, la actriz madrileña reconoce que también ha rechazado muchas comedias porque las que le suelen ofrecer son "muy innobles" e "indignas", y es un género que prefiere reservar para el teatro, o cambiarlo por la tragicomedia.
No en vano, la mayor parte de sus películas han sido dramas, entre los cuales "los tríos" le han traído "mucha suerte", como demuestra la proyección que consiguió con su participación en cintas como "Amantes", "La buena estrella" o "Y tu mamá también".
"Ojalá hubiera sido encasillada como actriz de comedia", lamenta la intérprete, quien ha explicado que "si pones a un actor de comedia en un drama, lo hará como nadie. Pero hay grandes actores dramáticos a los que les han llevado a la comedia y no han hecho sonreír ni a un familiar suyo".
A los estudiantes de cine y asistentes que han participado en el coloquio de la UIMP les ha relatado cómo cuando ella comenzó su carrera en el cine, hace ya 25 años, casi ningún actor había recibido formación especializada: "mi suelo fue la vida, y trabajo, trabajo, trabajo en cine y televisión".
Ahora coincide con actores formados en escuelas de Arte Dramático y se siente "en inferioridad de condiciones", aunque le da "vergüenza" apuntarse a cursos de interpretación porque cree que ya no es el momento.