Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

México llena de sangre la Bienal de Arte para denunciar la violencia

La artista mexicana Teresa Margolles. EFE/Archivotelecinco.es
El Pabellón de México en la 53 edición de la Bienal de Arte de Venecia se llena de sangre, una sangre ficticia que la artista mexicana Teresa Margolles emplea para denunciar la violencia que causa un gran número de asesinatos en su país.
"¿De qué otra cosa podríamos hablar?" es el título de la exposición que el Pabellón de México ofrecerá al gran público desde mañana y hasta el próximo 22 de noviembre dentro de una Bienal de Arte en la que se podrán visitar las propuestas de más de noventa artistas.
Margolles presenta en el espacio mexicano, situado en el palacio Rota Ivancich, próximo a la plaza de San Marcos, una serie de obras y "performances" dentro de una exposición que cuenta con Cuauhtémoc Medina como comisario.
Entre esas "performances" figura la llamada "Limpieza", en la que se irá limpiando el suelo de las salas del pabellón con una mezcla de agua y sangre ficticia que representa a las personas asesinadas en México.
Pero también se puede ver "Narcobordado", textos en hilo de oro sobre telas que se irán bordando durante la Bienal de Arte e impregnadas de sangre, igualmente ficticia.
El tema del narcotráfico también está presente en el Pabellón de México con la "performance" "Repartir tarjetas", en la que se entregan a los asistentes diez mil ficticias tarjetas de crédito, un elemento muy utilizado para el consumo de cocaína.
Según los responsables del Pabellón mexicano, la obra de Margolles es una crónica sutil de la violencia que provocan las luchas por el narcotráfico y su persecución en el México actual, así como una meditación sobre la violencia y sus víctimas.