Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Michael Moore critica el capitalismo y cobra 2.000 euros por hablar de ello

"Traté de formalizar una entrevista con usted a través del distribuidor noruego de su película ¿y sabe qué me dijo?: es muy caro tener a Michael Moore, me cuesta 2.000 euros", aseguró un periodista.
Moore comenzó bromeando sobre el asunto para terminar negando estos hechos. Pero a la primera denuncia hecha le siguieron otras tantas de otros periodistas que aseguraron que los distribuidores de otros países como Inglaterra, Brasil o Alemania también pedían grandes cantidades por concertar una entrevista con el realizador.
Cuando Moore preguntó si tenían pruebas, el periodista londinense David Michael aseguró que tenía guardados los e-mails "de un distribuidor australiano detallándome los costes de sentarme con usted en Fahrenheit 9/11 y advirtiéndome que por ese motivo sólo podía asegurar que dos periodistas tendrían acceso a esas entrevistas".
Los distribuidores las películas son los que asumen los costes de estas entrevistas y las cantidades a pagar son las que fijan los agentes de los actores, directores, etc. Consecuencia: las distribuidoras sólo convocan a los medios más relevantes para reducir los costes. La pregunta ahora es ¿Moore no sabía a cuanto se pagan las entrevistas con él?.