Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Miley Cyrus, obsesionada con su look capilar

Miley Cyrus vuelve a ser hoy noticia por dos motivos bien distintos. El primero, su descontento con el pelo, relatado por ella misma en las redes sociales; el segundo, su embarazo, que corre como la pólvora en los mentideros de Hollywood. Según la revista Life & Style, la cantante de 22 años habría compartido con un reducido grupo de amistades su supuesto estado de buena esperanza.
"Se ha sentido con muchas náuseas y muy en el fondo ella sabía que estaba embarazada", decía una fuente a la publicación. Ese mismo informador ha transmitido al medio la intención de la pareja de acelerar los preparativos de la boda con la que aseguran sellara su relación con Liam Hemsworth después de darse una segunda oportunidad. Informaciones todas ellas que cogemos con pinzas porque la paternidad no estaba entre los planes más inmediatos del protagonista de Los juegos del hambre y no ha sido confirmada ni desmentida por sus representantes.
En cambio, sí que ha salido del propio puño y letra de Miley Cyrus el descontento que tiene con su último look capilar. Si el pasado mes de marzo se quejaba del corte con flequillo que se había hecho tras el rodaje de la serie de Woody Allen para Amazon, la intérprete de Wrecking Ball está obsesionada ahora con el color platino por el que optó, que le está provocando una angustia casi obsesiva.
"¡¡¡El color del pelo viene en una caja (bueno, tal vez el mío), por tanto, está disponible para la compra y lo que crece es el cuero cabelludo, que naturalmente es mío y sólo mío!!! Me sentí como una psicótica obsesionada, mientras que en el mundo hay verdaderos problemas", se lamentaba la estrella musical en relación al ascenso de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos y el cambio climático. Tan cansada está de verse la raíz del pelo que habría barajado seriamente la posibilidad de hacerse un rapado como el que luce Justin Bieber.