Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Ministerio de Cultura confirma que el dueño del capitel de Medina Azahara tiene permiso para venderlo

El Ministerio de Cultura ha confirmado este martes que Juan Manuel de Medina Ruiz, propietario del capitel de Medina Azahara en Córdoba que está a la venta en Internet, tiene el permiso necesario para poder venderlo.
Fuentes del Ministerio han explicado a Europa Press que el dueño de la pieza, un mármol con decoración trepanada de unos once siglos de antigüedad y de unos 25 kilos de peso, se dirigió el año pasado al Ministerio para solicitar permiso para venderla.
El propietario, madrileño de familia sevillana, acreditó ante las autoridades que se trata de una pieza heredada de un antepasado y que cuenta con la documentación que da fe que es de su propiedad. Analizada la documentación, descartado que el capitel sea producto de un "expolio reciente" y habiendo determinado que no se trata de una "obra relevante", la Junta de Calificación, Valoración y Exportación de Bienes del Patrimonio procedió a concederle el permiso para su posible venta.
Las mismas fuentes han explicado que ante la solicitud del propietario se realizó la "practica ordinaria" para la valoración y concesión, en su caso del permiso, analizando aspectos como que existan piezas similares a la que desea ser vendida --medida que se toma para evitar la descapitalización del patrimonio-- o que no sea fruto de un expolio reciente. "No había razones para denegar la solicitud", han explicado desde el departamento que dirige Íñigo Méndez de Vigo.
Como el propio propietario adelantó a Europa Press, es dueño de dos capiteles, el procedente de la ciudadela califal y otro de origen gótico. De Medina pidió permiso para la venta de los dos y ambas solicitudes tuvieron el beneplácito del Ministerio. Los permisos tienen un año de vigencia y ambos expiran en torno a mediados de este año 2016.
De Medina ha explicado este martes que los dos capiteles llegaron a su familia por un antepasado arqueólogo hace en torno a un siglo y en virtud de lo que en aquel entonces era "algo habitual", que los arqueólogos "se podían quedar con una cantidad determinada de lo que encontraban". Hoy en día la Ley de Patrimonio no permite ese tipo de prácticas pero fuentes culturales consultadas señalan que es imposible regular lo que ocurrió hace mas de cien años con este tipo de bienes patrimoniales.
El capitel, así como la otra pieza gótica, "ha pasado de generación en generación por toda la familia De Medina" hasta llegar al actual propietario, que lo heredó de su difunto padre. Éste, según la versión del propietario, llegó a donarlo al Museo Arqueológico Nacional pero "nunca pasaron a recogerlo".
Cabe recordar que la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía adelantó ayer que había abierto diligencias informativas para identificar el capitel, su clasificación y titularidad; y había pedido al Ministerio que informase sobre si el bien había pasado el trámite preceptivo, en su caso, para su venta y si contaba con el certificado de exportación.