Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

'Mortadelo y Filemón' y las 'Viñetas censuradas' protagonizan la 26º edición

El cómic está de moda. El sector está en auge. Las historias gráficas llegan a un público mayoritario con sus versiones al cine, desde Sean City hasta el próximo Ironman, pasando por la revolucionaria Persépolis. Cómics para todos los gustos llegan a las manos de analfabetos de la historieta. Arropado por este éxito llega la 26 edición del Salón Internacional del Cómic de Barcelona que este año retoma a uno de los grandes clásicos españoles, Mortadelo y Filemón que cumplen 50 años. El Salón también homenajea este año a la 'Viñetas censuradas' en España en el último siglo.
El director del evento certificó en 'boom' del cómic en cifras. La industria facturó 100 millones de euros en el último año en España. Los públicos se amplían. Mientras los juveniles fieles al género se decantan por el manga y los superhéroes, el público adulto descubre la lectura del cómic a través de las novelas gráficas.
Este jueves ha comenzado esta exhibición del cómic mundial con 140 expositores nacionales e Internacionales donde se prevé que acudan unos 100.000 aficionados. Por el salón pasarán los autores de éxito como el creador de 'Kiki de Montparnasse', Catel Muller y Jose Louis Bouquet o mitos del cómic independiente como Meter Bagge, autor de 'Odio'.
Con el Salón del Cómic la Generalitat catalana ha decido mostrar su apoyo al género con la creación de un Premio Nacional del Cómic. El conseller de Cultura, Joseph Manue Tresserres, también ha anunciado en la inauguración del salón que trabajaría duro para edificar un Museo del Cómic.
Homenaje al cómic censurado
El Salón del Cómic presenta un recorrido por la represión sufrida por la prensa satírica española, desde el semanario 'Cut-cut!' en 1905 hasta el 'Jueves' embargado en 2007. El comisario de esta exposición, Vicent Sanchis, que explicó que no hay casi estudios de la censura sufrida por estas publicaciones en España.
Estas "mutilaciones" o "retoques", ya fueran ideológicos o por vestimentas procaces, no sólo los protagonizaron las dictaduras de Primo de Rivera o Franco, sino que incluso la sufrió Flash Gordon durante la II República, e incluso durante la Transición.