Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Muere el inventor del LSD a los 102 años

El químico suizo Albert Hofmann, descubridor del LSD, ha fallecido este martes a los 102 años en su domicilio de Burg (cantón de Basilea). El LSD es una droga de poderosos efectos alucinógenos ante la que sucumbieron artistas e intelectuales, y que influyó significativamente en la música, el arte, la moda, los estudios sobre la consciencia y las terapias psiquiátricas durante los últimos sesenta años.
Hofmann (Baden, 1906) trabajó en los laboratorios Sandoz entre 1929 y 1971, periodo en el que realizó investigaciones que le condujeron al desarrollo de exitosos medicamentos.
Sin embargo, su entrada en la historia se debió al descubrimiento del LSD, que ocurrió por accidente el 16 de abril de 1943, cuando se encontraba estudiando los alcaloides del tizón del centeno con el fin de crear un estimulante de la circulación y la respiración.
Cuando había encontrado el vigésimo-quinto compuesto de la sustancia que investigaba, al científico se le cayó por descuido una gota sobre la mano, lo que provocó su aturdimiento a causa de sensaciones inesperadas, como angustia, vértigo, visiones sobrenaturales, objetos en movimiento en el espacio, así como sentimientos de felicidad y gratitud.
Una prueba que realizó tres días después le produjo los mismos efectos, según relató en sus obras.
Hace dos años, la comunidad científica de Suiza le rindió un homenaje por su centenario, bajo la forma de un seminario internacional, en el que se analizó la trascendencia de su descubrimiento. En esa ocasión, Hofmann dijo que el LSD es "a pesar de todo, algo especial", que actúa sobre la consciencia, "el elemento que distingue al hombre del animal".
 
Uso medicinal
 
Durante años, el LSD fue utilizado como una sustancia médica en psiquiatría y neurología, y producida industrialmente bajo la forma de comprimidos y ampollas por Sandoz entre 1947 y 1966. Su acceso estaba limitado al cuerpo médico.
 
Sin embargo, los abusos en su utilización, particularmente en Estados Unidos, provocaron su prohibición y la farmacéutica dejó de producirlo.
 
En su larga vida, la curiosidad científica de Hofmann no se redujo al estudio de sustancias sintéticas. Investigó también toda una serie de plantas originarias de Sudamérica y México que causan efectos similares al LSD y utilizadas en ceremonias mágico-religiosas.