Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Museo ABC reivindica el arte olvidado de Eulogio Varela

Diseñador, ilustrador, pintor y decorador. Eulogio Varela fue un artista total que nunca ha tenido el reconocimiento que merece en España. Ahora, el Museo ABC extrae del olvido sus grandes contribuciones al Modernismo de España en una muestra.
Bajo el título de 'Modernismo y Modernidad', el centro de arte acoge la mayor exposición dedicada al artista hasta el momento desde este jueves hasta el 22 de junio, un "digno rescate" de un "genial dibujante", según ha indicado este jueves el comisario de la muestra, Antonio Aparicio, en declaraciones a Europa Press.
La obra de Varela (Cádiz, 1868 - Madrid, 1955) tiene un "sentido polifacético". "Fue capaz de tocar dibujo a través diferentes fuentes de inspiración con un sentido cualitativo excelso", que en su momento fue equiparado con Gaspar Camps.
Uno de los motivos del olvido de Varela puede ser una cuestión que afecto a más artistas. Según cuenta el comisario de esta exposición, el Modernismo fue "un poco maltratado" en España hasta finales de los años 60, cuando comenzó a estudiarse. Sin embargo, se centró solo en el movimiento catalán y se dejó de lado al resto de modernismos que surgieron en el resto del territorio nacional. "Él también fue víctima de esto, su obra quedó a la sombra", ha señalado.
Durante mucho tiempo, también se dijo que Varela era un "copista" del artista checo Alfons Mucha, pero Aparicio lo niega y defiende el sentido "interpretativo, no solo mimético" del artista. "Está constatado que tuvo numerosas fuentes de inspiración, estudió numerosas revistas ilustradas", señala.
Entre los temas que se puede encontrar en la exposición, formada por 290 piezas, destacan la mujer y sus imágenes como esencia de modernidad, disfrutando de su nuevo rol social o, en forma de carteles, como reclamo publicitario de una nueva sociedad basada en lo comercial. También hay escenas inspiradas en la vida burguesa, sus ocios y sus preocupaciones.