Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Museo de Historia exhibe un tesoro de más de 1.500 monedas árabes del siglo XI hallado en Valencia

El Museo de Historia de Valencia (MhV) ofrece a partir de este martes la oportunidad de ver un "tesoro" compuesto por 1.543 monedas de oro y plata árabes del siglo XI halladas en las excavaciones de la avenida Constitución de Valencia que llevaron a cabo en 2009. No son las primeras monedas de esta época que aparecen en la ciudad pero sí resulta "curioso" su descubrimiento dentro de una especie "hucha de barro" y la gran cantidad de monedas juntas.
Algunas de ellas están agujereadas "para llevarlas metidas en un cordón atado a la cintura" en lugar de metidas en bolsas. Otras aparecen fraccionadas hasta en dos o cuatro piezas, tal y como se hacía en "épocas de escasez".
Así lo ha explicado la directora del Institut Valencià de Conservació i Restauració de Béns Culturals (IVACOR) Carmen Pérez, --organismo dependiente de la Generalitat que ha restaurado las piezas--, durante su presentación junto a la concejala de Cultura del Ayuntamiento de Valencia, Mayrén Beneyto.
En el conjunto se distinguen unas 19 monedas de oro (dinares) y el resto de plata (dirhams), casi todas ellas datadas en el primer tercio del siglo XI. Las más antiguas corresponden al período califal, hasta Abderramán III; las más modernas fueron acuñadas por el califa fatimí Al-Zahir (1021-1036).
Una gran parte del lote pertenece a este monarca y, significativamente, las piezas están muy desgastadas por el uso, lo que hace pensar que estuvieron bastante tiempo en circulación. Estos datos han permitido situar la ocultación del tesoro en los primeros tiempos de la taifa de Balansiya, coincidiendo con el reinado de Abd al-Aziz (1021-1061), rey de la dinastía amirí, a quien se atribuye la construcción de la muralla.
El hallazgo aporta información de primera mano sobre una etapa especialmente desconocida, como es la de los inicios de la taifa de Valencia. Las monedas de origen fatimí, con mucho las más abundantes del lote, apuntan a la existencia de importantes relaciones entre Egipto y Valencia en ese momento, un aspecto poco estudiado pero de gran relevancia histórica.
Pérez ha explicado que se acuñaron en diferentes lugares, lo que hace pensar que pertenecieron a una "persona rica y con posición que las fue guardando de distintas cecas".
Las monedas fueron descubiertas en 2009 durante las excavaciones previas a la construcción de un inmueble en la avenida Constitución. El responsable de la constructora, Pedro García, he relatado cómo hasta ese momento únicamente iban saliendo restos de vasijas y hasta que a menos de dos metros de profundidad apareció la vasija que guardaba estas monedas.
"Eran restos que apartentemente a los profanos no nos dicen demasiado" y "no teníamos una idea clara de la entidad de lo que era" hasta que la geóloga que supervisaba los trabajos dijo que era "interesante", ha recordado.
Para su análisis preliminar se ha contado con la colaboración de la Sección Municipal de Arqueología y de la doctora Carolina Doménech, profesora titular de Arqueología de la Universidad de Alicante y acreditada experta en moneda andalusí.