Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Museo San Pío V de Valencia descubre "los muchos Sorollas" en una nueva sala permamente dedicada al pintor

42 pinturas, 11 dibujos y cartas se exhiben en este espacio, que saca a la luz piezas que llevaban más de 20 años sin ser expuestas
El Museo de Bellas Artes San Pío V ha decidido desempolvar sus fondos para poner en valor a uno de los más insignes pintores valencianos con la apertura de una sala permanente dedicada a Joaquín Sorolla (1823-1923) que descubre todas las facetas del artista --más allá de sus pinturas marinas--, muestra también sus inicios académicos en Roma, las obras más institucionales, su apuesta por la ortodoxia religiosa, la vertiente política, los paisajes y hasta sus retratos más intimistas. De este modo, el público podrá conocer "los muchos Sorollas" que convivían en el creador.
El presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, ha visitado esta tarde la Sala Joaquín Sorolla en el Museo de Bellas Artes San Pio V, en la que, en total, se exhibirán 42 pinturas, 11 dibujos y una selección epistolar que Sorolla envió a su amigo Pedro Gil Moreno de Mora.
Con esta iniciativa, el San Pío V quiere reforzar la oferta de turismo cultural de la ciudad, y a su vez, cumplir uno de los sueños de Sorolla, siempre vinculado a esta pinacoteca, a la que tanto él como su familia han donado obras a lo largo del tiempo.
La sala ofrece un recorrido por toda la trayectoria artística y vital del pintor que en el que se puede ver un Sorolla "distinto", de hecho descubre "los muchos Sorollas" que convivían en él, ha explicado este miércoles el asesor científico del Consorcio de Museos de la Comunitat Valenciana, Felipe Garín, durante una visita para medios, junto al secretario autonómico de Cultura, Rafael Ripoll, y la directora del museo, Paz olmos.
A través de estos cuadros, la muestra permite seguir también la historia de su vida, según las etapas que marcaron su obra. Comenzando por una de sus pinturas más tempranas, 'Bodegón' (1878), en sus primeras obras como pensionado de la Diputación de Valencia en Roma se aprecian sus estudios sobre cabezas del pintor Velázquez.
Le siguen los paisajes que recuerdan los viajes que Sorolla realizó para completar su visión de España para la Hispanic Society, entre los que destacan 'Fuente de Neptuno en La Granja' o 'Sierra nevada' (Granada) junto a la gran pasión del pintor por el mar: 'Puerto de Valencia', 'Luna en la playa' y 'Playa de Valencia. pescadoras'.
Pero Sorolla no deja de ser retratista nunca, como demuestra el recientemente adquirido de la 'Familia Granzow' junto a otros trabajos dedicados por el autor a personajes destacados de la sociedad valenciana y española del momento, como el del primer director del San Pío V, Luis Tramolleres (1919), y que sirven de pórtico al impresionante cuadro de la 'Grupa valenciana' (1906) donde hacen de modelo su hijo Joaquín y su hija María.
Tras él, se reserva un espacio mucho más íntimo y familiar para los cuadros más intimistas del artista en los que retrata allegados como sus suegros, a su mujer Clotilde, a su hermana, su médico de Jávea, su amigo José Artal o a su hija María, de la que pinta 'María convaleciente' (1907).
Además hay tres claras referencias de amistad en el original de la cabecera del diario Pueblo que dirigía su amigo Blasco Ibáñez, una marina dedicada a su amigo Pedro Gil y el retrato de Lucrecia Arana y de su hijo José Luis Benlliure que testimonian su afecto por el gran escultor valenciano Mariano Benlliure. Precisamente, tres esculturas de este autor completan la sala. Se trata de piezas relacionadas con cuadros de amigos: dos bronces del mismo 'Joaquín Sorolla' y de 'Vicente Blasco Ibáñez', y un mármol de 'Lucrecia Arana'.
La muestra se acompaña de paneles explicativos en los que ha colaborado la nieta del artista, Blanca Sorolla, y que por primera vez, el San Pío V ha escrito en tres lenguas: castellano, valenciano e inglés, con el objetivo de favorecer las visitas turísticas. Habrá disponible una versión de los trípiticos en francés, alemán e italiano. Un catálogo y una web propia completan la oferta de la sala.