Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Museo Thyssen descubre la etapa menos conocida de Matisse

Una mujer observa el cuadro "Madame L.D. Retrato en verde, azul y amarillo" (1947) de Henry Matisse en una exposición de Hamburgo (Alemania). EFE/Archivotelecinco.es
Alrededor de ochenta pinturas, esculturas y dibujos forman la exposición que el Museo Thyssen-Bornemisza inaugurará mañana y que estará dedicada a la obra que Henri Matisse realizó en lo que fue el tramo central de su carrera, desde 1917 a 1941.
Con fondos procedentes de unos cincuenta museos y colecciones particulares de todo el mundo, asegurados con la garantía del Estado por un importe de 364.532.789,47 euros, Tomás Llorens, comisario de la muestra, profundiza en un periodo de la trayectoria artística de Matisse al que se ha prestado menos atención.
El interés de la exposición, con muchas de sus obras nunca exhibidas en España, se centra en tratar de entender las claves de unos años marcados por la sombra de la Primera Guerra Mundial y la premonición de la Segunda, y que fueron para el arte moderno una época de ascenso rápido y de creciente implantación pública. En esa oleada ascendente, Matisse ocupó, junto a Picasso, un lugar central.
Tomás Llorens ha articulado el recorrido en diferentes capítulos titulados "Pintura y tiempo", con cuadros hechos en los primeros años de Niza; "Paisajes, balcones y jardines", en que explora el espacio exterior; "Intimidad y ornamento", en que naturalezas muertas se yuxtaponen a escenas de interior, y "Fondo y figura", con el desnudo femenino como centro de atención.
El comisario ha dedicado otro de los capítulos del recorrido a "Une sonore vaine et monotone ligne" (Una línea monótona, vacua y resonante) poema de Mallarmé que dio como resultado una de sus mejores pinturas murales y sobre el que vuelve a trabajar el artista a partir de 1935.
La exposición, abierta hasta el 20 de septiembre, finaliza con "Temas y variaciones" (1942) dibujos que el pintor agrupó bajo este título y en los que las figuras son cada vez más absortas en sí mismas, más nocturnas e inalcanzables.