Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Obama homenajea a sus estrellas

"Yo soy el presidente, pero él es El Jefe", bromeó Obama al referirse a Springsteen, durante una recepción privada el Salón Este de la Casa Blanca, un par de horas antes de la gala en el Kennedy Center.
Estos artistas "son recordatorio viviente de una simple verdad -aquí voy a robar una frase de Michelle- las artes de alguna manera no están separadas de nuestra vida nacional, están en el corazón de nuestra vida nacional", argumentó el mandatario, quien destacó los logros de cada uno de los cinco homenajeados.
Por ejemplo, dijo que las giras de Springsteen más que conciertos son "comuniones" en las que la gente puede sentir que cada uno tiene su lugar y que "sin importar lo que eres o hagas, todos merecen una oportunidad de lograr el Sueño Americano".
Entre los 300 invitados, que también asistieron al acto en el Kennedy Center, figuraron miembros de la clase política en Washington asi como luminarias como Edward Norton, Jack Black, Matthew Broderick, Ben Stiller, Martin Scorsese, Sting, y Philip Seymour Hoffman.
Sobre Brubeck, Obama recordó que su padre lo llevó a verlo actuar en Honolulu en 1971 y que, desde entonces, ha sido un fanático de la música jazz.
Obama provocó fuertes risas y aplausos cuando, atribuyendo una frase al propio cómico Brooks, dijo que "por cada diez judíos, Dios hizo a uno de ellos loco para que entretuviera al resto".
Según explicó el presidente del Kennedy Center, Stephen A. Schwarzman, los cinco homenajeados son "individuos extraordinarios" que han contribuido "significativamente a la vida cultural de nuestra nación y del mundo".
Durante la gala, realizada bajo fuertes medidas de seguridad, la cantante Aretha Franklin rindió tributo a Bumbry, al señalar que ésta ha sido una verdadera "diva" a la vieja usanza, cuando una artista se ganaba ese apelativo con talento y dedicación.
Mientras, la actriz Meryl Streep, encargada de presentar a De Niro, se deshizo en elogios a su obra y figura, al indicar que el actor sentó "el estándar de oro" en el cine y que ha servido de "inspiración" para muchos.
Los homenajeados recibieron sus medallones, que colgaban de un listón tricolor, la noche del sábado en el Departamento de Estado, durante una cena ofrecida para 200 invitados por su titular, Hillary Clinton.
"Hemos trabajado muy duro para que nuestra música sea parte de la vida nacional y la de nuestros fanáticos. Es un reconocimiento de que, de alguna manera, has logrado enhebrarte en la cultura", afirmó el sábado Springsteen, intérprete de populares temas como "Born in the USA".