Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Oliver Stone da un toque al Rey de España

"Aznar era muy malo y ayudó a planificar el golpe de estado en Venezuela, y vuestro rey debería callarse y escuchar más a Chávez... ¿Qué si puedes citarme con esas palabras textuales? Por supuesto que sí". Oliver Stone no se ha dejado nada en el tintero en la Mostra de Venecia. Así lo publica El País y así ha vuelto a la actualidad la frase "¿Por qué no te callas?".

No contento con eso, el realizador estadounidense Oliver Stone se ha mostrado convencido de que Europa y el mundo en general necesitan "decenas de Hugo Chávez", de dirigentes que cumplan lo que prometen. En una entrevista con un reducido grupo de medios de comunicación, Stone defendió la política del presidente venezolano, su disciplina y su honestidad. "En Europa se necesita gente disciplinada y que hagan lo que prometen", como él.
Porque si algo queda claro del discurso del realizador es que es un rendido admirador del venezolano y tanto en el documental que presentó hoy en Venecia como en persona no tiene más que palabras positivas y ninguna crítica. De la falta de libertad de expresión que critican los medios de comunicación y la oposición venezolana asegura que no es cierto.
"Si vas a Venezuela, el 80 o casi el 90 % de los medios están en contra de Chávez. Dicen cosas muy duras sobre él y lo permite, no castiga a esas personas y están aún ahí", mientras que, por ejemplo, en Estados Unidos "eso no pasaría".
Sobre los desencuentros de Chávez con otros países de la región, como Colombia, dice que se deben a su alejamiento de la visión unilateral del mundo dominado por Estados Unidos. Stone hace también hincapié en las críticas desmesuradas de los medios de comunicación, especialmente los estadounidenses, contra Chávez y el doble rasero que tienen con otros países sudamericanos. "Si un solo sindicalista fuera asesinado en Venezuela, saldría en primera pagina del New York Times" mientras que eso ocurre en Colombia muy a menudo y nadie dice nada, ha explicado. CGS