Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Olmos vuelve "al origen" en la novela rural 'Alabanza': "Escribir sobre el pueblo no implica escribir como hace 50 años"

El escritor Alberto Olmos asegura "volver al origen" con su nueva novela rural 'Alabanza' (Literatura Random House), la historia de una pareja que se aísla en un pueblo remoto para ayudar a un escritor a terminar su obra y que acabará siendo escenario de un crimen cometido hace muchos años.
En una entrevista con Europa Press, Olmos ha explicado que la decisión de mostrar el mundo del campo en este nuevo trabajo responde a "la necesidad de hacer algo distinto", puesto que su anterior novela, 'Ejército Enemigo', "tenía mucha ciudad y muchas nuevas tecnologías".
En este sentido, también ha reconocido que escribir siempre la misma prosa le "cansa", motivo por el que opta por cambiar a menudo de estilo, incluso durante el proceso de creación. "A veces me gustaría escribir como Javier Marías, otras como Bukowski...no sé si quiero ser un autor directo y áspero o elegante y pomposo", ha bromeado.
Asimismo, también la extensión de la novela, superior a las anteriores, era otro de los retos que decidió afrontar. "Ahora tengo 39 años y me decía: 'como no me ponga a hacer una novela gruesa no lo voy a hacer nunca'. Esta novela es extensa y tan exigente que no me veía dentro de diez años escribiéndola. Por usar el 'cliché', me apetecía poner toda la carne en el asador", ha explicado.
Sebastián y Claudia son una pareja que deciden pasar sus vacaciones de verano en un pueblo en el que no es posible conectarse a Internet. Sebastián, obsesionado con volver a escribir una literatura alejada del 'best seller' que le ha aupado al éxito, repasará en los primeros días del viaje sus amantes anteriores a Claudia, mientras ella pasea por el pueblo indagando sobre el incendio de una iglesia ocurrido hace años.
Siguiendo la estela de otras publicaciones recientes como 'Intemperie', en las que se aborda la vida en el mundo rural, Olmos defiende que este tipo de novela "existe para aburrir desde hace años", poniendo como ejemplos a escritores como Cristina Sánchez-Andrade, Ángel Vallecillo o Rubén Abella. "No he inventado nada nuevo", ha aseverado.
WHATSAPP Y ZAPATILLAS NIKE
En cualquier caso, sí ha defendido un tipo de literatura rural más acorde con la escritura de hoy en día. "No soy fan de ese tipo de literatura sobre una persona que vuelve a un pueblo y el autor escribe como hace 50 años. En los pueblos hoy la gente tiene whatsapp o zapatillas Nike, puedes hacer una novela postmoderna con una voz contemporánea sin necesidad de imitar a Delibes", ha ironizado.
Este trabajo coincide con el lanzamiento de una nueva iniciativa de Olmos, el blog 'malherido.com' que ofrecerá críticas literarias de pago. La iniciativa contempla tres modalidades anuales de pago (lector, fan o mecenas) por 5, 15 y una cantidad optativa superior a 16 euros, respectivamente.
Olmos, que durante muchos años ha mantenido blogs de crítica literaria gratuitos, considera que esta propuesta servirá para "hacerse valer y hacer valer el trabajo de escribir y de contar historias y emitir opiniones", según explica en su propia web.
"VALENTÍA DE FOGUEO"
Precisamente en 'Alabanza' Olmos también retrata a través de su personaje la situación del mundo literario, alertando de la emergencia de 'blogs' frente a la crítica tradicional. "Hay una democratización del hecho crítico. En los medios tradicionales estaba totalmente normaliza reseñar el libro de tu amigo, algo que a mí no se me pasaría por la cabeza. El lector nota un barniz de compadreo y se transmite que el mundo literario es una minoría muy satisfecha", ha puntualizado.
En esta misma línea, también lamenta la falta de autocrítica de algunos escritores. "Muchas veces parece que el escritor cuenta las cosas desde el mundo literario, que es un mundo puro. Pero no, aquí hay dinámicas corruptas y hechos muy criticables, por lo que resulta en ocasiones una valentía de fogueo", ha concluido.